Consejos para acabar con el dolor mientras amamantas a tu bebé

Apenas te estás recuperando del dolor del parto cuando comienzas a sentir otro tipo de dolencia, la causada por amamantar a tu bebé. A pesar de que tu pequeño no tiene dientes, esa succión que hace para obtener su alimento duele un poco. Como consecuencia, tus pezones quedan agrietados y muy adoloridos. Ya no sufras más, los siguientes consejos te ayudarán a reducir el dolor mientras amamantas.

Intenta diferentes posturas

Para disminuir el dolor durante la lactancia, prueba con diferentes posturas, así el bebé tendrá un mejor agarre. Inténtalo acostada, de manera que el pezón y la boca de tu pequeño queden completamente alineados. Recuéstate con una almohada en tu cuello, esta postura es muy útil para descansar.

Deja que tus pezones se sequen al aire

Una solución muy sencilla para aliviar los pezones adoloridos es dejar que se sequen con el aire. No te pongas tu bra inmediatamente, permite que tus senos descansen un poco. Realmente es algo muy sencillo que evitará el dolor durante la lactancia.

Extrae la leche

¿Te duelen demasiado los pezones mientras amamantas? Tranquila, puedes darle de comer a tu bebé sin necesidad de lastimar tus pechos. Con la ayuda de un extractor de leche podrás alimentar a tu hijo mientras tus pezones se recuperan un poco. Esto te ayudará muchísimo, además es menos agotador.

Usa pezoneras

Las pezoneras son membranas de silicona muy suaves y flexibles. Se colocan en el pezón de la madre y quedan sellados alrededor de la areola. De esta forma evitarás las rozaduras que pueden producirse por la ropa que usas.

Aplica una crema para aliviar el dolor

La crema de lanolina es una gran alternativa para aliviar el dolor de los pezones agrietados. Ayuda a restaurar el nivel de lípidos en la piel. Además, está hecha con ingredientes naturales y no afectará en nada la lactancia del bebé.

Este video te puede gustar