Conoce los daños de la fiebre tifoidea, una enfermedad contagiosa

Desde muy pequeña he sufrido de diversas infecciones estomacales. Siempre me atendían mis padres pero volvía a recaer o empeoraba. Cuando se trata de enfermedades intestinales, soy experta en los cuidados y síntomas. Las infecciones en el estómago se convirtieron parte de mi vida. Hasta la fecha y pese a que me cuido y me hago chequeos constantes, las bacterias no se van por completo. Tal es el caso de la fiebre tifoidea, enfermedad poco común y de las peores que me atacó, pues me ha generado mayores problemas tras el paso de los años.

¿Qué es la fiebre tifoidea?

La tifoidea es una enfermedad que se contrae por una bacteria que se llama Salmonela typhi. Ojo, está relacionada con la bacteria causante de la salmonelosis, pero no son las mismas. La fiebre tifoidea se propaga por alimentos y agua contaminados con la S. typhi. Puedes contraer la infección si comes alimentos manipulados por alguien contagiado con fiebre tifoidea. Los alimentos se contaminan debido al lavado inadecuado de manos. Debido a que mi sistema inmune es muy débil, si ese tipo de bacterias entran en mi organismo actúan de forma inmediata. El caso es que, es una enfermedad de cuidado pues los síntomas y complicaciones puede ir empeorando.

La bacteria siempre está ahí

Nunca he entendido por qué esta bacteria con frecuencia me ataca. Mi alimentación es en casa, consumo verduras y frutas cocidas. Incluso, bebo dos litros de agua al día, evito los jugos y refrescos, y realizo dos horas de ejercicio al día. Al menos dos veces al año me enfermo de tifoidea. Te puedo decir que ya conozco los síntomas y qué debo tomar. El problema es que cada vez es peor. Aunque dé continuidad al tratamiento de uno a tres meses, la bacteria se aloja en los intestinos y vesícula, y me convierte en una portadora crónica.

Una enfermedad que mata

Esta ha sido de las peores enfermedades que te he tenido y hasta la fecha sigo luchando contra ella. Nunca se me ha perforado el intestino, pero he llegado al hospital con fiebre alta, complicaciones en los riñones y dolores de estómago insoportables. Los dolores en las articulaciones son los peores. Por las noches, la bacteria se asienta y el dolor es más fuerte. Llevo más de seis años luchando contra la tifoidea y hoy sigo con el problema. He tomado varios tratamientos y por un tiempo sano, pero después vuelvo a recaer. Si de algo he de morir, seguro será por la tifoidea.

Este video te puede gustar