Conoce el decálogo antiamargura, ¡sonríe!

Para que la amargura no forme parte de tu vida debes dejar ir algunas cosas. Debes enfocarte en lo positivo, en ver las cosas por el lado más amable. Muchas veces perdemos el suelo y no vemos lo que en realidad es importante para nosotros y para nuestra felicidad. Por eso te dejamos el decálogo antiamargura, una guía para enfrentar cualquier situación que pudiera arruinar tu día.

1. No te quejes

Para empezar, la gente fuerte no se queja nunca. Un cosa es desear lo que deseas y otra, muy diferente, es quejarte de no obtener lo que quieres. Además, el decálogo antiamargura sugiere que trabajes duro para llegar a tus metas y cumplir tus sueños.

2. Prohibido plantear todo en el peor escenario

Esperar que lo peor ocurra es la enfermedad de nuestro siglo. No es bueno pensar que cualquiera de tus problemas será el fin del mundo o la cosa más terrible de todas. Recuerda que, según el decálogo antiamargura, todo tiene solución. Mantente positiva y las cosas cambiarán para bien.

3. Necesitas muy poco para ser feliz

San Francisco de Asís dijo: “Cada día necesito menos cosas, y las pocas que necesito las necesito muy poco”. En realidad, las cosas más sencillas esconden gran felicidad, solo hace falta que estés dispuesta a verlas.

4. Cuida el diálogo interno

Por otra parte, no nos afecta lo que nos sucede, sino lo que decimos sobre lo que nos sucede. No hay peor crítica que la que te haces tú sola. Por eso, trata de sacarle provecho a las peores situaciones y trata de animarte a ti misma. Además, sabes que puedes hacer lo que te propongas.

5. No exijas nada a nadie

Una gran fuente de problemas es decirte que necesitas que todos te traten bien para ser dichosa. No necesitas a nadie para ser feliz. Y es mejor que no esperes nada de las personas porque podrías llevarte grandes decepciones, o por otro lado, grandes y gratas sorpresas.

6. Cuídate

El decálogo antiamargura aconseja que te ocupes de ti primero y luego de los demás. Nadie se va a preocupar por ti más que tú misma. Pensar en ti no te hace una persona egoísta. Sé feliz y no dejes ir ese sentimiento.

7. Usa el amor y el humor ante los problemas ajenos

Si tu pareja está de nervios, llénalo de cariño. Evitará que tengan más problemas o que discutan. No es adjudicarte los conflictos de otros, porque no vas a resolverlos, solo a intentar que no te arruinen el día.

8. Disfruta tu trabajo

Hacemos demasiadas cosas por obligación, así que trata de verle el lado positivo a cada situación y diviértete haciendo tu trabajo.

9. Quiérete incondicionalmente

Mucha de la felicidad está en quererte a ti mismo. Debes aceptar que cada parte de ti es hermosa y única. Y no dejes que nadie te haga sentir mal con lo que eres.

10. Quiere de manera incondicional a los demás

Al final no conocemos a las personas ni su historia y si hacen algo malo, algún motivo tendrán. Procura no juzgarlas y excúsalas. Tendrás el alma y la conciencia tranquila.

Este video te puede gustar