Concebir no es asunto sencillo, ¿por qué nadie habla de eso?

Cuando decidí tener familia, preparé mi cuerpo porque no estaba segura de poder concebir. Después de seis meses de intentarlo, fui bendecida y quedé embarazada. Durante ese tiempo, conocí mujeres increíbles que compartieron sus historias de lucha por quedar embarazadas. Con las mujeres que están tratando de concebir, empatizo y comprendo su dolor. Es posible que no quieras hablar del tema y quizá las personas que te rodean parecen decir cosas equivocadas; pero te animo a compartir tu historia porque no estás sola.

Cambiando hábitos

Un año antes de comenzar a intentar embarazarme, decidí seguir un estilo de vida más saludable. Aumenté mis entrenamientos, comía más sano, eliminé el alcohol y reduje el café. Cuando quise embarazarme, cada mañana tomaba la temperatura de mi cuerpo. Antes de levantarme de la cama, tenía el termómetro a mi lado y apuntaba la temperatura de mi cuerpo. Descargué una aplicación que indicaba los días que estaba menstruando, los días en que era fértil y ovulaba. Hasta sugirió que días tener sexo. Sin embargo, nada estaba pasando y estaba estresada. Una amiga me dijo que disfrutara el proceso porque si estaba estresada, no quedaría embarazada.

Demasiada presión

Mi esposo me dijo que sentía mucha presión, que ya no era divertido y que sentía que me estaba decepcionando. Le dije que tenía miedo de no quedar embarazada y me decepcioné. Sentí que era mi culpa, que mi cuerpo era inútil o que tal vez estaba siendo castigada. Parecía que todas a mi alrededor se estaban embarazando. Comencé a abrirme con unas amigas y me dijeron que ellas o alguien que conocían estaba pasando por una situación similar. Mis amigas me dijeron que rezara, tuviera fe, fuera paciente y que me informara sobre mis opciones. Hablé con tres mujeres que pasaron por el proceso de IVF. Me hablaron sobre las citas médicas, los medicamentos, las inyecciones, los análisis de sangre y el estrés emocional. Me explicaron lo caro que es y lo devastador que fue escuchar que la primera ronda falló.

La que persevera alcanza

Una amiga tuvo éxito en su segundo intento, pero otra está actualmente por iniciar la segunda ronda. La tercera persona que que probó lVF quedó embarazada pero la bebé no sobrevivió. Esta mujer es increíble y Dios la ha bendecido con una niña. Ella eligió la ruta de alquilar un vientre, pero la mantuvo en secreto. Meses después del nacimiento del bebé, ella nos reveló su secreto. Dos mujeres que conocí fueron rechazadas en el proceso de adopción, pero después de una década pudieron concebir. Otras dos mujeres que conozco se sometieron a una cirugía antes de concebir. Una ahora está embarazada y la otra todavía está intentando. La medicina ha avanzado y las mujeres tienen más opciones. Es posible que no quieras pensar en esas opciones porque esperas quedar embarazada de forma natural y eso está bien. Por favor, no te compares con las demás el camino de cada quien es diferente. Si estás luchando por concebir, comparte tu historia porque descubrirás que hay alguien que pueda relacionarse contigo. Las mujeres, debemos apoyarnos mutuamente y si tu sueño es tener un hijo, mantente positiva y no pierdas la esperanza.

Este video te puede gustar