Cómo usar correctamente la copa menstrual para evitar accidentes

La copa menstrual se ha convertido en uno de los objetos favoritos de muchas chicas. Cada vez su uso se vuelve más común, ya que tiene varios beneficios. Para empezar, ahorras dinero, porque jamás volverás a comprar toallas sanitarias ni tampones. Además, colaboras con la salud del medio ambiente porque no contaminas. Estas son solo algunas de sus ventajas. Si recientemente te decidiste a usarla, te doy algunos tips para evitar accidentes.

Conoce tu cuerpo

Lo primero que necesitas para usar una copa menstrual es conocer tu cuerpo, así la colocarás en el lugar preciso. La posición perfecta es justo debajo del cérvix; entonces, si no sabes dónde está, no tendrás éxito en esta misión. El cérvix es la parte inferior del útero y se encuentra al final del canal vaginal. Este puede cambiar ligeramente de posición durante las etapas del ciclo menstrual, por lo que es importante que lo localices antes de colocar la copa. Para hacerlo, introduce un dedo limpio en tu vagina. Lo encontrarás donde sientas el tejido un poco más firme que el resto.

Que quede abierta

Para evitar fugas de tu nueva copa menstrual tienes que asegurarte de que se abrió por completo dentro de tu cuerpo luego de insertarla. Dependiendo del material del que esté hecho tu copa podrás intentar distintas maneras de doblarla. Debe expandirse por completo por debajo de tu cérvix para lograr que selle con tus paredes vaginales. Respira y relájate, estar tensa y nerviosa no te ayudará en nada.

Elige la talla correcta

Contrario a lo que podría parecer, elegir una talla de copa menstrual no es tan complicado. Para la mayoría de las marcas, la diferencia más común entre los tamaños depende de si has dado a luz vía vaginal o no. Cuando no has tenido hijos, o no por parto natural, la copa que debes utilizar es la pequeña. De lo contrario, la talla grande es  ideal para ti.

¿Verdad que no es tan difícil usarla? Con la práctica te volverás una experta.

Este video te puede gustar