Cómo sobrevivir a los primeros días de hacer ejercicio

Los primeros días haciendo ejercicio pueden ser los más complicados. Para algunos, cada día que pasa se sienten más motivados y decididos a ponerse en forma. Para otros puede resultar tan  difícil y pesado, que da al traste con su propósito. En caso de que estés por comenzar, toma nota de algunas cositas que te ayudarán a hacer más amenos esos días.

Busca la mejor opción

Si has decidido ir a un gimnasio, busca diferentes opciones. No te cases con la primera que encuentres o con la más económica. Considera qué disciplinas quieres practicar para que así tu elección sea la mejor. Será mejor que elijas alguna opción cerca de tu casa o trabajo. Si el lugar queda cerca de tu sitio, podrás ir de manera constante.

Recurre a un instructor

La mayoría de las personas recurren a algún lugar especializado a hacer ejercicio. Al decidir hacer alguna actividad física será mejor que acudas con gente especializada. Ellos podrán ayudarte a lograr los objetivos que tanto deseas.  Estando en casa puedes tener más comodidad, pero hay casos en los que no logras lo que buscas debido a que no tienes la rutina indicada.

Hidrátate y come bien

Los primeros días, luego de iniciar el ejercicio, puede que te sientas cansada o con más hambre. Eso se debe a que tu metabolismo está reajustándose. Si de verdad quieres rendir en el gimnasio, necesitas comer bien y tomar suficiente agua. De nada servirá que hagas mil rutinas, si no tienes los nutrientes necesarios.

¿Qué ejercicio te funciona mejor?

Para elegir la mejor rutina o ejercicio es importante que acudas con tu médico. Pídele que te haga una revisión completa para saber en qué condiciones está tu cuerpo. A veces queremos hacer ciertos ejercicios, pero podrían no ser los adecuados dadas las condiciones de nuestro organismo. Al contar con la opinión del médico, podrás pedirle a tu instructor que te de un programa de ejercicios adecuados para ti.

Este video te puede gustar