Cómo seguir tu dieta el fin de semana y comer fuera de casa sin engordar

Seguir a dieta el fin de semana al lado de la familia y los amigos no es fácil. Dieta y compañía no es una buena combinación. Uno de los problemas más comunes para las chicas a dieta es la comida del fin de semana. Después de estar toda la semana en friega constante, yendo de un lado para otro, se nos antoja consentirnos un poquito comiendo rico. Lamentablemente, comer fuera de casa significa renunciar a la dieta.

¿Y, cuál es el problema? Si comes lo que se te antoje fuera de casa todo lo que trabajaste entre semana no va a servir. Triste realidad, pero para que la dieta funcione, tienes que hacer algunos sacrificios. Uno de ellos es aprender a comer sanamente fuera de casa. Así que no te preocupes, te cuento cómo seguir tu dieta el fin de semana sin morir de hambre y sin engordar.

No salgas de casa con el estómago vacío

Lo sé… Estaría buenísimo salir con apetito al restaurante con tus amigos o papás. Sin embargo, ir con hambre al restaurante te hará caer en la tentación. Darte un gusto de vez en cuando es válido, pero comer fuera todo el fin de semana puede acabar con el sacrificio que hiciste de lunes a viernes. Toma el control de tu alimentación, no salgas con hambre de casa.

No se vale beberte las calorías

Tu ensalada puede estar rica, pero no cuenta si tomas más de tres copas de vino tinto. Hay que tener cuidado con las cantidades. Especialmente cuando pretendes bajar de peso. Una cerveza o una copa de vino tinto no te van a matar (o a engordar), pero solo son calorías vacías extra. Es decir, no te dan nada de nutrientes.

Saca de tu vista la canasta del pan

Cuando llegamos a un restaurante es lo primero que te ponen en la mesa. Tenerlo a la vista es una gran tentación, así que procura quitarla de enfrente. Por simple reflejo tendemos a tomarlo cuando está a la vista. Para que no te coma la ansiedad pide una entrada con vegetales. Sí estás en el restaurante de sushi, por ejemplo, puedes pedir edamames.

Postre y después caminata

 

Seguirla dieta el fin de semana tampoco se trata de sufrir. Si vas a pecar que sea con una cosa. Puedes beber una cerveza o bien comerte un pedazo de pastel. Aprovecha que es fin de semana y después de comer sal a caminar con la familia, tu pareja o sola. Estar a dieta no significa tener que dejar de comer todo lo que te gusta. Se trata de cambiar un poquito tu estilo de vida para poder conseguir tus objetivos.

Alcanza tu peso ideal con un poquito de templanza y buen ejercicio. Sonríe, la vida es demasiado corta para no sentirte bien con tu cuerpo ni contigo misma. Ánimo, si lo deseas trabaja por ello y verás como en unos meses logras perder esos kilos que no deseas. Conserva tu dieta el fin de semana.

Este video te puede gustar