Cómo manejar con los más pequeños el tema de masturbación infantil

Hablar de la masturbación por sí misma resulta complicado. Imagina cómo son las cosas entonces, si se trata el tema de masturbación infantil. Aunque no te guste hablar del tema, te incomode o te dé miedo, es una realidad que todos los niños experimentan y lo mejor que podemos hacer es prepararnos para darles la orientación adecuada y necesaria.

Masturbación, shhhhhh

La masturbación ha sido vista como algo malo durante mucho tiempo, hay muchos prejuicios negativos alrededor. Se le relaciona con lo prohibido, lo sucio, lo malo. Hay que dejar en claro que la masturbación no es sucia ni prohibida, al contrario, es natural y nos ayuda a conocer nuestro cuerpo en total plenitud. La autoestimulación de los genitales sirve para que conozcamos nuestro cuerpo y reconozcamos dónde nos gusta que nos toquen y cómo.

Cómo hablar de sexualidad con los peques

Hay que reconocer que la masturbación es un aspecto de la sexualidad infantil que los padres no saben tratar de manera adecuada. Como adultos no queremos reconocer que los niños también son seres sexuales. Sin embargo, es mejor que ellos aprendan lo necesario en casa y no por medio de la exploración con alguien más, que podría causarles más daño que ayuda. De hecho, no existe causa médica u orgánica que explique por qué lo hacen los niños; pero no ocasiona ningún daño físico o psicológico.

Los niños lo hacen porque:

  • forma parte del desarrollo evolutivo de los niños
  • se aburren y experimentan con sus cuerpos
  • curiosidad y exploración de su cuerpo

Además, hay que dejar en claro que el placer que experimentan los niños es completamente diferente al que se siente en la adultez

Cómo reaccionar

  • Reacciona de manera tranquila.
  • No regañes o castigues, porque el niño lo interpretará como algo malo y pensará que ciertas partes de su cuerpo son malas o sucias. No quieres que tu hijo sienta culpa o complejos frente a su sexualidad ¿o sí?
  • Enseña los nombres correctos de cada parte del cuerpo.
  • Aclara las dudas que tenga, utilizando el lenguaje apropiado a su edad.
  • No lo pongas en evidencia.

No manejes el tema como algo malo, porque el niño puede pensar que está haciendo algo malo y optará por hacerlo a escondidas. Eso sí, presta atención a las señales, pues si el niño lo hace con demasiada frecuencia, podría ser una señal de que está sufriendo algún tipo de abuso por parte de un niño mayor o un adulto.

Este video te puede gustar