¿Cómo funciona el cupping?

Seguramente escuchaste hablar del cupping luego de ver a Michel Phelps competir y ganar su prueba de mariposa en los pasados juegos olímpicos de Río. El mundo pudo observar la espalda del nadador marcada con unos círculos rojos antes de lanzarse a la alberca. Entonces se habló de que se debían al cupping… Para enterarte un poco más de esta técnica te explico lo básico.

¿Y qué es el cupping?

shutterstock_87762982

 

También se le conoce como ventosaterapia y funciona, claro, gracias a la succión o ventosa. Consiste en colocar unas ventosas en la piel para crear un vacío y estimular la circulación sanguínea. Si bien en Occidente recientemente se ha visto que atletas y estrellas han recurrido a este tratamiento, no es nuevo. El cupping es una técnica milenaria cuyas raíces provienen de Oriente. Es usada en la antigua medicina tradicional china y egipcia desde hace miles de años. Se le llama con el término inglés cupping, porque se emplean unas tazas (cup, en ese idioma) para aplicarla.

Los beneficios del tratamiento

Leonard Zhukovsky / Shutterstock

Leonard Zhukovsky / Shutterstock

El vacío que crea la ventosa estimula el flujo sanguíneo, lo que proporciona más oxígeno y nutrientes hacia los músculos. Para los deportistas de alto rendimiento, como Michael Phelps, esto representa un estímulo adicional que mejora su desenvolvimiento atlético, con lo que adquieren una cierta ventaja competitiva.

Las ventosas se aplican sobre líneas de los meridianos o canales del cuerpo por donde fluye la energía de la vida o “Qi”, según la acupuntura. De acuerdo con la British Cupping Society, este tratamiento se usa para aliviar dolencias y alteraciones como:

Por lo general, se utiliza un recipiente de cristal para efectuar el tratamiento. Hay también de plástico con pera de goma. La tendencia actual es usar las tazas de silicón con bomba de aspiración porque dejan menos moretones, en especial en las zonas muy sensitivas. Históricamente se han elaborado de bambú, cerámica o barro.

Cómo se aplica

shutterstock_87425393

Hay muchas variantes de la técnica. La más tradicional consiste en calentar la ventosa pasando un algodón embebido en alcohol y encendido por el interior. La combustión del oxígeno crea un vacío en el interior de la taza. Este hace que el recipiente quede adherido a la piel succionándola. La ventosa se deja durante unos minutos para que haga efecto y se retira cuando la piel está congestionada. Además, el terapeuta puede moverla o girarla para dar un efecto de masaje.

Cupping húmedo

shutterstock_78913063

Esta versión del tratamiento consiste en aplicar la ventosa en la zona a tratar y dejarla actuar durante tres minutos. Pasado el lapso, se realiza un corte superficial en la piel del paciente para que salga una pequeña cantidad de sangre. De este modo se descongestiona la zona y se obtienen los beneficios.

Como ocurre con cualquier método alternativo para el bienestar físico, es conveniente que consultes a tu médico antes de recibirlo. Solo él está capacitado para indicarte si estás en condiciones.

Y si ya lo probaste, cuéntanos cómo te fue.

Este video te puede gustar