Cómo fue que la natación cambió mi vida

Un día eres la hija única y al otro llega tu hermanito menor a quitarte los privilegios de ser “La Reina” de tu casa. Pero eso no es todo, como él sufre de hiperactividad, los médicos recomiendan que haga ejercicio desde pequeño. A ti también te inscriben para que lo cuides… aunque quieras practicar tae kwon do. La siguiente historia trata de cómo la natación cambió mi vida.

Aprender a nadar

Para comenzar, no es fácil aprender a nadar a los 15 años en un grupo de niños de 8. Sin embargo, me aceptaron ahí ya que no había más cupo en otra clase. A decir verdad, creo que lo más difícil fue superar la pena, porque la natación no es complicada. En ese momento no sabía todo lo que este ejercicio podía hacer por mi mente y mi cuerpo.

Beneficios de la natación

Es la disciplina deportiva más completa, ya que al hacerla ejercitas todo el cuerpo. Si decides practicarla, fortalecerás tus brazos y tu espalda, principalmente; pero también el abdomen, los glúteos y las piernas, así que te apuesto que tendrás el mejor cuerpo de todas tus amigas. Como necesitas muchísima energía, mejorarás tu alimentación, ya que podrás comer de todo sin subir ni un kilo. Solo no abuses y prefiere siempre las verduras (créeme, tu cuerpo te las pide). Eso sin contar que es un ejercicio de bajo impacto, por lo que tus articulaciones y huesos serán felices al no tener que cargar el peso que cargarían con otras disciplinas. Pero aún hay más.

Otras ventajas de nadar

La natación es buenísima para nuestra salud mental y emocional. Ayuda a reducir el estrés, mejora la memoria y el estado de ánimo, facilita la concentración y nos hace sentir bien con nosotras mismas. Fortalece nuestra autoestima y, si la practicas en un grupo, te aseguro que serás más sociable.

¿Cómo mejoró mi vida?

Gracias a que comencé a practicar natación desde joven, ahora soy una persona activa, que tiene buenos hábitos alimenticios y con una gran agilidad mental. Te puedo decir, desde mi experiencia, que es el mejor ejercicio; además, no hay una restricción de edad. He visto bebés, niños, adolescentes, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad practicando este hermoso deporte. Para lo que necesitas estar preparada es para hidratar tu piel y tu cabello, ya que el cloro del agua de las albercas suele resecarlos. Nada que no puedas arreglar con cremas y mascarillas hidratantes. Esos tratamientos te ayudarán a mantener tu piel super bonita, fresca y muy suave.

Una experiencia positiva

No está de más decirte que la natación me ayudó a fortalecer el lazo con mi hermano, ya que convivíamos más y mejor. Por otro lado, si te esfuerzas lo suficiente, puedes llegar a participar en competencias, lo que ayudará a valorar el esfuerzo que haces e, incluso, a demostrar que eres capaz de representar a tu país en una justa deportiva, como los Juegos Olímpicos, ¿te imaginas?

Lo importante es que busques una actividad que te ayude a mejorar tu vida. Una de ellas, para mí, fue la natación. ¿Cuál es la tuya?

Este video te puede gustar