Cómo cuidar tu sistema inmunológico para mantenerte sana

Con toda la situación de la pandemia, una de las principales preocupaciones es tener nuestro sistema inmunológico al cien. Es importante dejar en claro que cuando tenemos mucho estrés, cansancio, preocupaciones y miedo; nuestras defensas bajan por completo. Eso sólo nos hace propensas a enfermarnos, porque estamos débiles y cualquier bacteria o germen entra más fácilmente al cuerpo.

Como siempre he sido muy enfermiza, a partir del Covid, me daba más miedo enfermarme. Sin esperar a que el virus llegara a mí o no, opté por tomar toda la protección necesaria para fortalecer mi sistema inmunológico. Debo confesar que no recurrí a medicamentos, sino todo lo contrario. Mi abuelita me compartió muchos remedios naturales a los que siempre recurría ella cuando sus hijos se enfermaban o justo para evitar que se enfermaran.

Hoy, casi un año después del inicio de la pandemia, he seguido con todos estos remedios y no he enfermado.

Agrega polen a tus alimentos

En las tiendas naturistas venden bolsitas con polen. En un principio opté por poner un poco de polen en la fruta que como cada mañana. Luego, agregué otro poco en el licuado que tomo cada mañana. Si no quieres agregarlo en ninguna de estas opciones, puedes comer un poco de polen en las ensaladas que complementen cada uno de tus platillos.

Spray o jarabe de propóleo

El propóleo es conocido por sus maravillosas propiedades curativas. En la actualidad, lo venden en diferentes presentaciones, por lo que su uso resulta muy accesible. Yo compré un spray y una vez al día, me hecho dos disparos en la boca. No voy a negar que sabe feo, pero el propóleo también me ha mantenido sana todo este tiempo.

Cebolla

Al principio, hubo unos días en los que sentía un poco de molestia en la garganta. Recordé que mi abuelita me hacía una infusión de cebolla y cuando ésta se enfriaba, hacía gárgaras.

Si quieres prepararla, te paso los ingredientes y la preparación. Necesitas:

  • una cebolla
  • jugo de 4 limones
  • miel de abeja

Sólo debes poner a hervir agua con la cebolla. Cuando ya vaya a  hervir, agrega el jugo de limón. Luego retira del fuego y deja que se enfríe. Sirve un poco en una taza y agrega una o dos cucharadas de miel. Revuelve bien y toma tragos para que hagas las gárgaras. Al menos debes hacer gárgaras por una semana. Notarás cómo te sientes mejor.

Este video te puede gustar