Comienza bien el mes con estos hábitos alimenticios

Cuando se trata de comenzar una nueva etapa, nuestras metas principales son el dinero y el amor, pero ¿y la salud? Es tu cuerpo y debes darle más y más importancia cada día. Una buena forma de hacerlo es mejorando tus hábitos alimenticios. No es tan difícil y además es muy benéfico, así que comienza bien este mes empezando por ti.

Haz cinco comidas al día

De seguro estás acostumbrada a tener tres comidas al día que consisten en desayuno, comida y cena. Aunque no lo creas, lo ideal son cinco comidas al día. Ya sea desayuno, almuerzo, comida, tentempié y cena. Eso sí, dale más importancia al desayuno y a la cena ya que son las dos comidas más importantes del día. Recuerda que tienen que ser ligeros, es lo que necesitas para iniciar y finalizar tu día.

Nunca deben faltar las frutas ni las verduras

Algo muy básico de los buenos hábitos alimenticios, jamás deben faltar las frutas ni las verduras en tu dieta. Al menos necesitarás cinco piezas al día para tener una alimentación balanceada y aprovechar sus nutrientes, como vitaminas y minerales. Te recomiendo que elijas por las frutas y verduras de temporada porque son más baratas y más frescas. Además, saben mucho mejor cuando están en su tiempo y no después. Trata de variarlas un poco todos los días, ahí está el secreto para mantener un cuerpo saludable.

Modera las grasas

No se puede vivir sin grasas, así de simple; tu cuerpo las necesita. Lo que sí puedes hacer para comenzar bien el mes es moderarlas. Haz el consumo de aceites vegetales tu prioridad, como por ejemplo el aceite de oliva.

Disfruta de la comida

¡Pero por supuesto que sí! Uno de los mejores hábitos alimenticios es disfrutar todo el sabor de la comida y si es posible, con la compañía de tus seres queridos. En pocas palabras, haz que tu momento de comer sea el mejor de todos en tu día a día.

Bebe agua pero no durante las comidas

Los médicos recomiendan que tomes un vaso de agua al menos media hora antes de comer y al terminar de comer. Parece inofensivo y todos estamos acostumbrados a tomar agua o una bebida durante las comidas. Sin embargo, no es lo recomendable porque podría afectar a tu peso. Si tienes mucha sed y estás comiendo, toma un sorbo pero nada más. Te sugiero repartir los ocho vasos que debemos tomar a diario de la siguiente forma un vaso antes y después de cada comida y uno a media mañana y otro a media tarde. Es decir, con los snacks.

Este video te puede gustar