Comida y emociones: ¿cómo es la relación?

Todas tenemos un alimento favorito. El mío, por ejemplo, son las enchiladas verdes. Y cada vez que las veo servidas en un plato, la boca se me hace agua. De verdad, solamente pienso en devorarlas. Y cuando no puedo comerlas y tengo el antojo, pienso en ellas por días hasta que puedo prepararlas o pedirlas en un restaurante. También sucede que cuando estoy triste, hay una necesidad inmensa de mi cuerpo por comer postrecitos, ¿te ha pasado? Esto se debe a que hay una relación directa entre comida y emociones; te voy a explicar cuál es.

¿De dónde viene la relación entre comida y emociones?

Cuando nacemos, hay un reflejo natural por succionar. Nadie nos enseña, es algo que la evolución nos mete en el ADN para que podamos sobrevivir. Cuando nuestra madre nos carga en brazos y nos acerca a su pecho, tenemos contacto con su piel y con nuestro primer alimento. La leche materna es el alimento por sí mismo que nos sirve para desarrollar físicamente nuestro cuerpo. No obstante, si somos bebés, no tenemos la capacidad de distinguir entre la comida y ese momento que nos arropa. Es ahí cuando comienza la relación entre comida y emociones.

La comida como parte de nuestra vida

Una cosa es comer porque tienes hambre, y otra para llenar nuestros vacíos existenciales con alimentos. Tú lo sabes. Si alguna vez te pones a dieta y te invitan a una fiesta, prefieres no ir. Más allá de poner distancia entre los alimentos que no puedes comer por tu nuevo régimen, decides no ir porque, inconscientemente, sabes que comida y sensaciones agradables están relacionados. Tu idea de diversión y/o confort está vinculada con el alimento.

¿Cómo evitar comer por emociones?

Antes de comer algo, detente un momento para pensar “¿realmente tengo hambre?”. Si de todas formas decides ingerir ese alimento aunque no sientas hambre, pregúntate: “¿qué estaría haciendo en este momento si no estuviera comiendo?”. Si haces esto cada vez que tengas el impulso de comer sin medida, podrás darte cuenta de cuáles emociones son las que te están exigiendo comer y, así, podrás modificar tus hábitos alimenticios.

Reflexiona, mejor tu alimentación y haz un cambio positivo en tu estilo de vida.

Este video te puede gustar