Coagulación de la sangre durante el embarazo, conoce sus ventajas y riesgos

Cuando tenemos nuestro periodo y notamos coágulos nos preocupamos. Sin embargo, hasta cierto punto su presencia es normal. Se trata de un mecanismo de protección para evitar la pérdida de más sangre. Durante el embarazo la coagulación de la sangre tiene una función muy importante, pero contradictoriamente los coágulos son un riesgo. A continuación te explico por qué.

¿Qué son los coágulos de sangre?

Los coágulos son una aglutinación de sangre que se produce cuando el cuerpo envía células (plaquetas) a bloquear el flujo sanguíneo. Eso sucede normalmente al haber una herida, así se evita que continúe el sangrado. En el embarazo, el cuerpo facilita los procesos de coagulación para proteger a la mujer contra la pérdida de sangre que tendrá en el parto. Por otra parte, existe un padecimiento llamado trombosis venosa profunda (TVP), que consiste en la formación de coágulos en las piernas y la región pélvica. Cuando estos se desplazan existe el riesgo de que obstruyan los vasos sanguíneos del cerebro, los pulmones o el corazón, lo cual es grave. Estos coágulos afectan únicamente a 2 mujeres de cada mil.

Causas

No existe una causa específica, pero hay ciertas condiciones con las que podría averiguarse si existe ese problema. La mujer es más propensa a la formación de coágulos en los primeros tres meses de embarazo o en las seis semanas posteriores al parto. El riesgo incrementa si hay familiares con antecedentes de TVP, si la mujer fuma o es fumadora pasiva, tiene más de 35 años y sufre sobrepeso. Otros factores de riesgo son viajar distancias largas durante el embarazo, sedentarismo por largos periodos o someterse a una cesárea.

Signos de coágulos

Algunos indicadores de la presencia de coágulos son: hinchazón o dolor en una pierna, dolor al caminar y venas hinchadas. Si no hay un chequeo constante es posible que los coágulos lleguen a la placenta y el bebé sufra daños; incluso puede haber un aborto espontáneo. En la mujer, aumenta el riesgo de ataque al corazón, embolia o derrame cerebral, así como embolia pulmonar. Es indispensable seguir las indicaciones del médico al pie de la letra. No hacerlo podría poner en peligro tu salud o la de tu bebé. Ante cualquier señal de alerta lo mejor será informarlo para que se tomen las medidas necesarias.

Este video te puede gustar