Causas del sangrado durante el embarazo

Es un gran susto para cualquier mujer tener sangrado durante el embarazo. Es normal en la mayoría de los casos que las embarazadas sangren por lo menos un poco durante el embarazo, sobre todo en el primer trimestre. Sin embargo, debes consultar al obstetra para asegurar tu bienestar y el de tu hijo.

Sangrado VS. hemorragia

Una pequeña mancha roja en la ropa interior de una mujer embarazada es suficiente alarma. Si bien es normal alarmarse, es necesario mantener la calma y saber distinguir entre un sangrado y una hemorragia. Los sangrados son manchas pequeñas, leves e intermitentes, que no suelen empapar un protector diario. Este sangrado no llega ni a manchar los pantalones. Las manchitas de sangre pueden ser normales en un embarazo saludable. Por lo general es un sangrado de implantación completamente normal en el embarazo. Por el contrario, las hemorragias son profusas, la sangre mancha la ropa interior y exterior. Esta sí es una señal de alarma que puede derivar en una amenaza de aborto. No des nada por sentado y corre a urgencias.

El sangrado de implantación

En los primero 12 días de gestación puede ocurrir un sangrado de implantación, que no es otra cosa que un sangrado leve causado por el óvulo fecundado e implantado en el tejido del útero. Este sangrado puede durar unas horas o un par de días, depende de cada mujer. El sangrado de implantación tiene un color oscuro, pardusco y generalmente no es más que una leve mancha que no se detecta hasta que te limpias. En cualquier caso es completamente distinto al habitual de la regla.

¿Por qué hay sangrados durante el embarazo?

En la mayoría de los casos se trata de un sangrado normal de implantación. Sin embargo, este puede deberse a otros factores, como infecciones, heridas pequeñas, a la ecografía de las 12 semanas o a los exámenes de tacto realizados por el ginecólogo. Aunque el riesgo de aborto es alto en el primer trimestre, no todos los sangrados que se producen significan que vayas a tener uno. Los dolores fuertes de vientre y coágulos grandes, como los de la menstruación, son señal de alarma para correr al médico.

Tienes que tener presente que durante el segundo y tercer trimestre de gestación, el sangrado comienza a ser poco común. Así que debes ir a consulta inmediata con el médico. Es mejor que te tachen de embarazada exagerada a ser la mujer que se queda callada.

Este video te puede gustar