Carboxiterapia contra la celulitis, ¿funciona?

La celulitis es una de los principales problemas estéticos que más agobian a las mujeres. Todas la tenemos. Como un método para combatirla surgió la carboxiterapia. ¿Quieres saber más al respecto?

Método para combatir la celulitis y flacidez

Si deseas combatir la celulitis, flacidez o grasa localizada, puedes recurrir a este método. Su gran ventaja es que es poco invasivo, pues se aplica gas dióxido de carbono por vía subcutánea mediante pequeña infiltraciones en los tejidos afectados.

Carboxiterapia

Su origen se dio en la estación de Aguas Termales en Royat, Francia. En la década de los años 50, unos cardiólogos aplicaron este tratamiento a pacientes con enfermedades con un denominador común: el déficit en la circulación sanguínea. El problema de la celulitis surge porque no se drenan bien los desechos e impurezas de los adipositos, que al paso del tiempo adquieren una consistencia de gelatina.

Cómo funciona

Se aplica una inyección de CO2 para mejorar el intercambio gaseoso en la circulación. Reestablece la microcirculación, aumenta la cantidad y velocidad del flujo sanguíneo y rompe el círculo vicioso en los tejidos afectados. El CO2 ayuda a disminuir el volumen del tejido entre los adipocitos y mejora la calidad de la piel. El tratamiento penetra rápidamente los tejidos adyacentes. No hay efectos secundarios, sólo ligero y fugaz dolor y un pequeño enrojecimiento.

Recuperación

Las sesiones varían de acuerdo a las características y necesidades de cada paciente. Aunque como mínimo se considera que deben ser 15 aplicaciones 2 o 3 veces por semana. Cuando finaliza la sesión, el paciente puede seguir su vida normal. Sólo debe evitar exponerse al sol al menos las siguientes 48 horas. La carboxiterapia también sirve para las ojeras, estimulación del folículo piloso en casos de alopecia femenina.

Con este método podrás mejorar el aspecto de tu piel y decirle adiós a la celulitis.

Este video te puede gustar