Cáncer de páncreas, así fue como ignoré síntomas que eran muy evidentes

Siendo sincera, pocas veces había escuchado hablar sobre el cáncer de páncreas. Es más común escuchar sobre problemas en los senos, en el útero, en la próstata o la leucemia. De todos estos problemas, he tenido a alguien cercano que lo ha padecido. Algunos han logrado ganar la batalla, pero otros no. Sin embargo, no sabía nada del cáncer de páncreas, hasta que el diagnóstico me lo tuvieron que dar a mí. 

Poco común, pero muy peligroso

En México, de 4274 casos, tienen riesgo de mortalidad 4133 pacientes de acuerdo a información de la Agencia Internacional para la investigación sobre el Cáncer. En este país, el cáncer de páncreas es la causa número 6 de muerte en hombres, y número 7 en nosotras las mujeres. Por desgracia, en la mayoría de los casos, el problema es detectado cuando la enfermedad ya está muy avanzada. La enfermedad se origina así: en el páncreas se forman células cancerosas. Uno de los síntomas de que algo no va bien con el organismo, son la piel y los ojos que se tornan amarillentos (ictericia). Por desgracia, como dije, hay casos en donde se detecta cuando ya hay metástasis.

Hábitos que te ponen en riesgo

Muchas veces hemos escuchado sobre el estilo de vida saludable y lo bueno o malo que puede ser eso para el organismo. La realidad es que si no cuidamos de nosotros, los problemas se presentarán de diversas maneras. Tener vicios como tabaquismo o alcoholismo hacen que el problema sea más delicado. Además, enfermedades como la obesidad, la diabetes o pancreatitis crónica e hacen más susceptible de recibir un diagnóstico de cáncer de páncreas. También hay algunos factores genéticos que pueden interferir; por ejemplo el color de piel (las personas de piel negra son más propensas de padecer esto), síndromes genéticos hereditarios o antecedentes familiares.

Síntomas más evidentes

Entre los síntomas más evidentes está la orina oscura, heces pálidas o muy grasosas. También puede haber comezón en la piel, pérdida de peso o falta de apetito. Puedes sentir dolor en la espalda o el abdomen, además de náuseas y vómito. En algunos casos también hay diabetes o agrandamiento de la vesícula biliar o el hígado.

Por desgracia, esta enfermedad sólo puede ser controlada si se detecta antes de que se disemine. Se extirpa por medio de una operación, pero ésta sólo es posible en 20 % de los pacientes con adenocarcicoma (tipo más común de cáncer de páncreas).

Este video te puede gustar