Caminar durante el embarazo es una necesidad

Sabemos que el ejercicio como hábito de vida es básico para tener una buena salud. Lo que algunas no saben (al menos yo no tenía idea) es que caminar durante el embarazo también es básico. Los estudios recientes demuestran que caminar durante el embarazo proporciona grandes beneficios a la futura mamá. Más aún, contribuye al sano desarrollo del bebé. ¿Puedes creerlo?

Beneficios y más beneficios

¿A poco no sólo la idea de imaginarte caminando por la playa te relaja? Bueno, pues no solo eso, caminar tiene muchísimos beneficios para la salud. Te ayuda a relajarte en cualquier momento, tonifica distintos músculos y estimula la circulación sanguínea. En algunas etapas del embarazo, muchas mujeres sufren hinchazón de piernas y pies, estreñimiento y las odiadas hemorroides. Bueno pues, caminando, puedes evitar estas molestias.

Además,  previenes la obesidad y las enfermedades relacionadas con esta, sin poner en riesgo tu salud, ya que caminar requiere de un  esfuerzo físico mínimo. Por si fuera poco, caminar facilita la labor de parto y evita calambres porque tus piernas estarán más fuertes. Después de haber caminado durante el embarazo, tras el parto tu cuerpo tendrá más tonicidad, fortaleza y resistencia, así que será más fácil levantarte por ti misma en menos tiempo.

¿Y cómo lo practico?

 

Si no estás acostumbrada a caminar, no te preocupes, puedes empezar poco a poco. Comienza con una sesión inicial de media hora alternando los días. Después, ve aumentando la duración hasta llegar a un paseo diario o cuatro paseos por semana mínimo. La duración ideal sería de una hora, pero sin que te canses. Si vives en la playa o en una ciudad pequeña, seguro encontrarás un camino tranquilo y bonito para pasear. Si estás en la ciudad, el mejor lugar es un parque, lejos de grupos grandes de gente y con la menor contaminación posible.

Tips

  • Camina con pasos ligeros sin variar el ritmo. El punto es que lo disfrutes y no que te canses antes de tiempo.
  • No te frustres si no puedes hacerlo todos los días, con cuatro días a la semana es suficiente.
  • Lleva una botella de agua para mantenerte fresca e hidratada.
  • Usa protector solar, así también cuidas tu piel.
  • Ponte ropa cómoda. Aprovecha para lucir todos esos outfits sport a los que no les hacías mucho caso.
  • Recuerda consultar con tu médico antes de iniciar un programa de fitness durante la gestación.

Este video te puede gustar