Cambios que tiene la vagina durante y después de un embarazo

Tu cuerpo tendrá cambios a lo largo de toda tu vida, algunos más notorios que otros. Desde la textura de tu piel hasta el color de tu cabello, todo va luciendo diferente. Incluso tu vagina sufre modificaciones, aunque estas son más evidentes si has tenido un embarazo. Durante y después de un parto, los cambios son increíbles y se quedan contigo por el resto de tu existencia.

Modalidad de nacimiento

Cuando una mujer vive la experiencia de un embarazo su vida se transforma por completo. Pero no solo eso, en el cuerpo también quedan secuelas de esa etapa. No importa si el parto es natural o por cesárea, la vagina sufre cambios.

Cambios durante y después de un embarazo

  • Durante el embarazo. Cuando el bebé está en la matriz, va creciendo con el paso de las semanas. Debido a eso, ejerce presión en tu piso pélvico (músculos que forman la vagina), haciendo que esa zona se debilite. También se eleva el nivel de progesterona, lo cual ocasiona resequedad y alteración en el pH.
  • Momento del parto. La vagina sufre traumatismo, pues los tejidos se relajan cuando el bebé sale. Luego de ese gran esfuerzo lo único que debe hacerse es reposar. Cuando el bebé ha nacido, los músculos retoman su forma, pero la fuerza deja de ser la misma. Se recomienda hacer ejercicios para fortalecer la zona.

El descanso después de la cirugía

Durante la cuarentena es indispensable estar en reposo para salir adelante. Deben evitarse las relaciones sexuales, pues la zona aún no se ha fortalecido. Si la mujer no amamanta, la menstruación vuelve antes a la normalidad y con ella la ovulación. Para tener una salud óptima, es recomendable practicar ejercicios de Kegel. De lo contrario, podría disminuir la tonicidad de los tejidos y aparecer la incontinencia.

Este video te puede gustar