Bug chasers: algo que no debes jugar

La forma como nos relacionamos tanto sexual como sentimentalmente habla mucho de nosotros como personas. No sólo revela nuestros gustos, pasiones y fantasías, también habla acerca de nuestros límites y valores. En este sentido es nuestra responsabilidad cuidarnos tanto de enfermedades de transmisión sexual como de alguna decepción sentimental. Existen muchas prácticas de riesgo de las que deberíamos mantenernos alejadas. Una de ellas es la llamada bug chasers, en la que los participantes buscan contraer VIH. ¿Quieres saber un poco más?

¿Qué es el bug chasers?

 Se trata de una práctica sexual en la que uno o varios participantes juegan a la ruleta rusa con su vida. En ella se suscita un encuentro casual entre más de dos personas. Hasta este punto parece una simple orgía; sin embargo, uno de los participantes se encuentra infectado de VIH. Esta práctica se asocia con la comunidad homosexual, pero se tiene conocimiento de que cada vez es más popular entre los jóvenes.

¿Cuál es el objetivo de esta práctica?

 Las personas que han realizado este juego sexual aseguran que su motivación no es contagiarse de VIH. En realidad lo hacen para experimentar la sensación de peligro y adrenalina que trae la inminente posibilidad del contagio. Algunos piensan que es mejor contagiarse del virus en una de sus sesiones, que vivir pensando que en algún momento se infectarán. Por tanto, no usan preservativos ni algún método anticonceptivo. Estas personas se contactan mediante chats privados y algunas redes sociales de esa forma crean resoluciones clandestinas. Miles de especialistas, terapeutas y sexólogos siguen investigando esta lamentable situación.

 Vive una sexualidad sana y plena

Recuerda que tener relaciones sexuales va más allá de un acto físico. Al hacerlo comparte tu intimidad, tu cuerpo y tu amor. Por tanto, debes procurar tener relaciones sanas y estables. De esa manera podrás gozar de una sexualidad plena. Nunca olvides utilizar condón para evitar embarazos no deseados y alguna  ETS.

Este video te puede gustar