Así afecta tu estado de ánimo a tu fertilidad

El estrés, la angustia, la tristeza y ansiedad son factores que están relacionados con la infertilidad. Tu estado de ánimo, sin duda, puede ser factor para que puedas o no quedar embarazada. Aquí te diré cómo te afecta y algunos consejos para evitar problemas de infertilidad asociados a tu estado de ánimo. Ten calma y verás que con un poco de paciencia podrás tener inteligencia emocional para tener una fertilidad óptima.

Alteración en la menstruación

El cuerpo del ser humano es tan poderoso, que los cambios emocionales pueden alterar tu ciclo menstrual, incluso desencadenar la amenorrea, que es la ausencia del periodo. Recuerda que tienes que menstruar para procrear, por ello es de suma importancia que mantengas un estado de ánimo fuerte, ecuánime y optimista.

Poco deseo sexual

Si estás triste porque no has podido quedar embarazada, este sentimiento puede generar depresión. A su vez, la depresión reduce el deseo sexual lo que puede alterar la fertilidad. Debes tratar de mantener una actitud positiva y no perder la esperanza.

La movilidad de los óvulos puede fallar

Si tu cuerpo está estresado y presenta ansiedad constante, la movilidad de los óvulos a través de las trompas de Falopio puede fallar. Además, altera el flujo de la sangre en el útero lo que repercute en la fertilidad.

Consejos para controlar tu estado de ánimo

  • Acepta que existe una dificultad para concebir. Modifica los pensamientos de culpa hacia tu persona y mejor enfócate en aspectos positivas.
  • Mantén tu mente ocupada. Si todo el día piensas en que no puedes tener un bebé, tu estrés jamás disminuirá. Regresa a esa clase de cerámica o baile a la que solías ir. Prueba otras tareas que te llamen la atención. Realiza trabaja voluntario en alguna institución. Nada aporta una sensación de satisfacción y gratitud como ayudar a otros.
  • Enfócate en lo que tienes. Disfruta de la presencia de tu pareja, familia y amigos. Agradece que tienes personas que te aman y los amas. Mira hacia adelante y concéntrate en los aspectos positivos de la vida.
  • Acude con un experto. Si es necesario acude a terapia para que un especialista te pueda ayudar. Quizá necesites que un tercero aporte una nueva perspectiva.

Este video te puede gustar