Anestesia en el parto, todo lo que debes saber

He escuchado a muchas mujeres hablar sobre el parto sin tener si quiera una mínima idea de lo que se trata. Hablo con argumentos, pues yo soy madre y sé sobre los dolores de parto y todo lo que conlleva el traer a un pequeño al mundo. Algunas mujeres tienen la idea de que tener un hijo por parto natural no requiere anestesia. Sin embargo, hay partos en los que sí se necesita anestesia. Lo mejor es que te informes sobre todas las opciones de anestesia en el parto que se presentan y con ayuda de tu médico elegir la mejor.

¿Por qué se usa anestesia en el parto?

Con ayuda de la anestesia se busca evitar la sensación de malestar y dolor durante el parto. La anestesia también se usa para otras cirugías o procedimientos que implican dolor. Sin importar qué anestesia sea, todas tienen como finalidad bloquear el dolor. Enfocándonos en el parto, hay varias clases de anestesia.

Anestesia epidural

La anestesia más conocida y usada durante los partos es la epidural. Consiste en el bloqueo reversible de las raíces nerviosas en donde se genera el dolor. Debe ser aplicada por medio de una inyección en el espacio epidural. Con ayuda de un catéter se aplica de manera controlada. Empieza a hacer efecto luego de 15 o 20 minutos. Luego de ser aplicada, se pierde el control en las piernas. Tiene una desventaja, pues al bloquear el reflejo de las piernas, las mujeres pierden el reflejo de pujo y necesitan ayuda para que el bebé salga. Si tienes problema de hipotensión, hipertensión endocraneal, síndrome infeccioso grave o desórdenes de coagulación NO puedes usar la epidural.

 Epidural ambulante

También conocida como walking epidural, controla el dolor de la contracciones sin paralizar al paciente de cintura para abajo. La mujer en labor de parto tiene libertad de moverse y ayudar a que el bebé salga. Se aplica igual que la epidural, pero su composición es diferente, pues combina varios fármacos. Por desgracia, sólo funciona cuando el parto es corto. No cualquier hospital la ofrece, pues necesitan al personal calificado para aplicarla.

Raquídea

Es similar a la epidural, aunque su efecto es inmediato y dura alrededor de dos horas. Funciona perfectamente en la cesárea. Se aplica con una aguja de pequeño calibre y el anestésico se inyecta de manera directa en el líquido cefalorraquídeo. No se usa catéter.

General

Solo se indica cuando hay casos de cesáreas de urgencia, pues no usan catéter de manera previa por falta de tiempo. Esta anestesia deja al paciente inconsciente, intubado y conectado a un respirador artificial. Puede traer complicaciones a la madre o al bebé. Recuerda, solo se usa en casos de emergencia.

Anestesia local

Se inyecta en una zona específica para dar alivio durante el parto. No elimina el dolor de las contracciones, pero disminuye el malestar. Suele usarse en el momento final del parto para aliviar el dolor causado por el estiramiento del perineo. Pueden presentarse reacciones alérgicas o inflamación en el tejido perineal.

Este video te puede gustar