Alimentos que no deberías comer antes de ir a la cama

Debo confesar que, muchas veces, antes de ir a la cama he comido antojitos que no debo. Papas, tacos, hamburguesas, una deliciosa malteada… En fin, muchos alimentos que me gustan, pero que jamás había pensado que pudieran afectar tanto mi rutina de sueño. Luego de ir al médico porque sentía que ya no rendía igual, me explicó que hay una serie de alimentos que nos ayudan a descansar más; mientras que otros dificultan el sueño.

Los que debes evitar

  • Picante. El picante es delicioso, sí, pero muy dañino para el organismo; peor aún si es de noche. Consumir picante causa reflujo y, por ende, se presentan las molestias estomacales. Comer picante antes de ir a la cama podría ocasionar que el descanso no se dé de la misma forma. Procura consumirlo más temprano si de verdad no lo puedes dejar.
  • Quesos añejos. Son los quesos perfumados y añejos los que contienen tiramina. Este aminoácido promueve la actividad cerebral que altera tu sueño. Mejor déjalo para la mañana.
  • Chocolate. Nos encanta, pero contiene cafeína y teobromina, sustancias estimulantes que alteran tu sueño. Deja esa barra de chocolate o la malteada para el día siguiente.
  • Demasiada proteína. El alto contenido de proteínas dificulta la digestión y el metabolismo. Tu organismo no trabajará de la misma forma si las consumes de noche.

Mejor come…

  • Lácteos. Un vaso de leche tibia es un buen remedio para tener un sueño reparador. Gracias al triptófano que contiene, es ideal para descansar. Si prefieres, podrías consumir galletas integrales con un poco de queso panela.
  • Frutos secos. Contienen serotonina y melatonina que ayudan a que tu organismo descanse.
  • Jugo de cereza. Las cerezas activan la producción de melatonina, por lo que ayuda a que tu organismo tenga sueño reparador. Las cerezas agrias tienen un mayor efecto.
  • Té de menta. La menta produce lactucarium, sustancia de efectos sedantes leves que sin duda te harán dormir lo suficiente.

Este video te puede gustar