Aislamiento social, el mal silencioso que puede dañar tu salud

La soledad es una buena compañera de vez en cuando. Después de todo, ¿a quién no le gusta la soledad para pensar? Nos alejamos por algún tiempo de las personas que nos rodean para poder dar paz a nuestra mente. Sin embargo, cuando este aislamiento social se vuelve algo indefinido, la persona deja de relacionarse con el resto de las personas en su entorno. Este tipo de problema debe ser visto como un foco rojo: ¡podrías estar sufriendo de aislamiento social!

El aislamiento social se presenta cuando una persona se aleja de forma involuntaria de todas las personas que la rodean. Este tipo de comportamiento no tiene edades, puede ser provocado por algunos hechos traumáticos, bullying, ruptura amorosa o alguna condición médica, como la depresión.

Causas del aislamiento social

Las causas del aislamiento social son distintas. De hecho, aún no se ha podido identificar una causa única. Para estas “enfermedad” pueden existir diversas causas según la persona de quien se trate, puede deberse a:

  • Una infancia problemática en casa.
  • Bullying o acoso en la escuela.
  • Haber tenido una madre sobreprotectora.
  • En algún momento de la vida una enfermedad que impidió a la persona salir de casa.
  • En algunos casos se debe también a trastornos mentales que impiden socializar.

Consecuencias

Las personas que viven bajo el aislamiento social suelen presentar diversas anomalías a la hora de relacionarse con el exterior. Las más comunes son la falta de empatía, la imposibilidad de tomar decisiones por sí mismas, problemas en la atención y el aprendizaje. Cuando esta se da en la infancia puede afectar el aprendizaje del infante. Sin embargo, en personas mayores puede hacer que caiga en una depresión muy profunda y, en el peor de los casos, que esta situación conduzca a la persona al suicidio.

Las señales de alerta son super claras: una persona que permanece mucho tiempo sola y suele socializar muy poco. Carecer de la estimulación exterior puede provocarnos graves daños internamente, pues somos seres sociales. Finalmente el cerebro necesita ese tipo de estímulo para poder funcionar correctamente.

 Posibles soluciones

Salir de la zona de confort es la única forma en la que podrás superar este problema. Finalmente para salir del aislamiento social solo debes buscar otros círculos sociales a los que te puedas integrar. Empieza buscando un hobbie, inscribiéndote a alguna clase, gimnasio o simplemente saliendo a caminar con tu perro al parque. Seguro encuentras diferentes personas con perros con las que puedes empezar a platicar.

Ánimo, el cambio siempre será bueno para relacionarte mejor con las demás personas. Hacer nuevos amigos y contactos te puede abrir muchas puertas. Si eres muy tímida, puedes apoyarte en algún familiar o amigo cercano para empezar el paso hacia tu nueva vida.

Este video te puede gustar