¿Por qué ahora es tan normal tener el periodo a temprana edad?

La tasa de niñas que tienen su periodo a los ocho años, así cómo la aparición de la pubertad va en aumento. Pareciese una broma, pero hay niñas de ocho a las que se les está desarrollando el busto. ¿Qué es lo que está pasando? Tener el periodo a temprana edad no es algo fuera de lo común hoy en día.

Antes, el periodo llegaba hasta los 15 y ahora hay niñas de 7, 8  y 9 años de edad que ya lo tienen.

Pubertad a los 7, 8 y 9 años

¡Cierto! Antes era muy común que las chicas comenzaran su pubertad a los 15; sin embargo, hoy en día la aparición del periodo es alrededor de los 12 años de edad y menos: 7 u 8 años de edad. El tiempo antes y durante la pubertad es muy importante, pues es un freno al crecimiento para dar paso al desarrollo de una niña en mujer. Antes de la llegada del periodo, las niñas comenzarán a desarrollarse, es decir el aparecimiento de vello púbico y las mamas se hará evidente.

El problema de la pubertad precoz

Lejos de ser un problema médico, una niña o niño que tenga pubertad precoz no llegará a la estatura que debería. También puede tener problemas emocionales y de conducta, por las hormonas que empiezan a alterar ambos aspectos. Ni hablar de los posibles problemas en la escuela que pueden provocar baja autoestima, consumo de alcohol, la pérdida temprana de la virginidad. El cambio se vuelve algo bastante rudo para cualquier niña de menos de 12 años. Al igual que para las mamás que “sufren” el cambio con ellas.

Las posibles causas

Existen muchas teorías del porque se da la pubertad temprana. Muchas de estas explicaciones fijan la atención a los productos químicos que hay en el ambiente y en los alimentos. En especial a los que pueden imitar las hormonas humanas como el estrógeno. Un ejemplo de ellos es el PBB, un retardador utilizado en carne, pollo y leche. Se reportó que las niñas que consumieron alimentos contaminados con este químico menstruaron antes que sus compañeras de escuela.

La realidad es que es imposible huir de todos los químicos que hay en el ambiente hoy en día. Sin embargo, como mamás tenemos la responsabilidad de alejar a nuestras hijas lo más que se pueda de los factores que puedan afectarlas. Un ejemplo de ello son: los alimentos procesados, así como en las cortinas para baños, detergentes, juguetes y productos de belleza, como esmalte para uñas, spray para el cabello, shampoo, desodorantes y fragancias.

Otra posible causa

El enemigo que toda mamá debe estar dispuesta a echar de su casa es la obesidad infantil. Los alimentos chatarra exponen a las niñas a un nivel muy alto de estrógenos. Estos se producen y almacenan en el tejido adiposo. Las niñas obesas tienen un nivel de leptina elevando, esto provoca niveles de estrógeno aún más altos. Asimismo las vuelve resistentes a la insulina. Es un circulo vicioso, pues entre más comida chatarra consuman y más tejido adiposo acumulen, el nivel de estrógeno se incrementa más. Este círculo vicioso se vuelve evidente cuando las niñas de 8 años empiezan a tener el periodo. De ahí la importancia de promover el ejercicio en nuestras hijas. Es la única forma comprobada de evitar la pubertad a una temprana edad.

Este video te puede gustar