7 tips para comer sin culpa

Las mujeres somos expertas en reprimirnos después de haberle dado un gustito al paladar. El helado, las papas o incluso la fruta que te acabas de comer es lo peor que pudiste haber hecho en el día. No conformes con sentirnos mal, pasamos todo el día repitiéndonos una y otra vez que somos  un bodoque, estamos llenas de lonjas, somos gordas, feas y además no tenemos ni pizca de autocontrol. Si eres de las chicas que se atormenta con cualquier gustito que se da, puede que estos tips para comer sin culpa sean tu salvación. Reprimirte por darte un gusto después de que llevas dos meses comiendo lechuga es una burrada. Así como lo es comer solo lechugas durante dos meses, pues ninguna de las dos cosas está equilibrada.

1.- Sé saludable siempre, no fit por moda

Comer sin culpa es posible siempre que dejes atrás todo lo que te lo impide. Un gran ejemplo de esto es hacer dieta solo porque está de moda. Bajar unos kilos de más porque viste una imagen en Pinterest o en Instagram que te atrajo quizá no sea una razón realmente válida. De hecho, no es algo que te llame la atención por salud o por meta persona. Es decir, no son las razones correctas. Sentir culpa por que las chicas de Instagram que dedican su vida al fitness se ven mejor que tú, es una tontería. Pon los pies en la tierra, no tienes que estar esquelética para verte guapa.

2.- Hay de gustitos a gustitos

 

Atormentarte porque te comiste un chocolate no tiene caso. La comida se hizo para disfrutarse y si después de comerte tu postre favorito vas a pasar toda una noche reclamándote a ti misma ¿cuál es el caso de habértelo comido? Sé congruente con tus metas y tus pensamientos. También piensa que un gusto de vez en cuando no hace daño. Lo que sí hace mucho daño es darse gustos todos los días sin pensar en las consecuencias que pueden tener en tu salud.

3.- Comer bien no es morir de hambre

Hay una larga distancia entre una buena dieta y comer solo una manzana al día. No tienes que sentir culpa por comer las debidas porciones. Morir de hambre no es una opción. Mejor come bien, con muchas verduras y algo de fruta; así te sentirás satisfecha y no buscarás comer de más entre comidas.

4.- Define una meta con la que te sientas cómoda

Otra forma de comer sin culpa es establecer bien tus metas. Si lo que quieres es perder peso, sé disciplinada mientras estás en el proceso de bajar. No tienes que sufrir por la comida, es algo con lo que te debes sentir cómoda. Al final tu nutrición es super importante.

5.- No todos vivimos del fitness

No sientas culpa por comer cada vez que una amiga o amigo que se dedica al fitness sube una foto. Las personas que viven para el fitness tienen un estilo de vida completamente diferente al tuyo. Tenlo muy presente y no hagas de esto un drama.

6.- Comer no solo es para obtener energía

La comida es para disfrutarse como ya te lo dije. Además, es una fuente de energía. Si no realizas muchas actividades durante el día, las cantidades correctas de alimento deben variar para ajustarse a tus  necesidades. No te sientas culpable si algunos días necesitas de algo dulce para seguir, no todos los días tenemos las mismas actividades.

7.- Encuentra la mejor forma de amar tu cuerpo

Ante todo ama tu cuerpo y deja de reprimirte por la comida. Deja de darle poder a una rebanada de pastel para hacer trizas tu autoestima. No dejas de ser una mujer hermosa e inteligente por comerte esa rebanada de pay. Abre los ojos, hay muchas otras cosas más importantes por las que podrías preocuparte.

Este video te puede gustar