7 señales de que podrías estar embarazada y tú ni enterada

Hay muchos factores que pueden influir en que estés embarazada y tú ni en cuenta. Por ejemplo,  que el condón se haya roto o hayas planeado mal tu método anticonceptivo. De todas formas, cada mujer es diferente. Hay algunas que no presentan ningún síntoma de embarazo y otras que inmediatamente presentan varios. Recuerda que la forma más segura de saber si estás embarazada o no es una prueba de sangre. Mientras tanto, aquí te dejamos 7 señales de que podrías estar embarazada y tú ni enterada.

1. Sientes que te dará gripe

Cuando estás embarazada tus defensas bajan. Esto puede ocasionar que pienses que estás a punto de tener un resfriado a la menor provocación. Evita tomar cualquier medicamento antes de verificar con un estudio sanguíneo o un test de orina si estás embarazada.

2. Cambia tu visión

¿Sientes que ya no ves como antes? Los cambios en las hormonas, el metabolismo, la retención de líquidos y la circulación sanguínea pueden afectar tus ojos y tu vista durante el embarazo. La retención de agua, por ejemplo, puede hacer que el grosor y la curvatura de la córnea del ojo aumente ligeramente.

3. Ganas de orinar frecuentemente o estreñimiento

 

Cuando el embarazo está más avanzado, el feto ejerce presión sobre la vejiga y esto ocasiona que tengas muchas ganas de orinar. Muchas mujeres sienten estas ganas de orinar desde el primer momento de su embarazo. Por otro lado, los niveles de progesterona provocan que los alimentos circulen a través de los intestinos de manera más lenta que lo normal ocasionando estreñimiento.

4. Antojos o náuseas por ciertos alimentos

Cuando estás embarazada, dan nauseas y el olfato se desarrolla. Además, sientes que alimentos que antes comías sin problema, ahora ni siquiera puedes verlos. Simplemente no las soportas. O al revés, cosas que antes no te gustaban, ahora mueres por comerlas.

5. Ligero sangrado vaginal

Esta puede que sea la señal más confusa, pues aunque el óvulo ya esté implantado en el útero puede que experimentemos un ligero sangrado. Y entonces, muchas mujeres lo confunden con su menstruación. Pon atención al flujo y sobre todo, a la duración. Si duró menos que lo acostumbrado, es una señal de alerta.

6. Senos sensibles

Los senos crecen al estar embarazadas, pero también se vuelven mucho más sensibles. Al principio el cambio es más sutil en cuanto al tamaño. En cuanto a sensibilidad, los notarás mucho más sensibles. Aunque todas conocemos nuestro cuerpo y enseguida notaremos si la zona ha cambiado.

7. Más sueño y cansancio que nunca

La alteración en las hormonas cuando estás embarazada provocan que tu cuerpo esté mucho más cansado que de costumbre. Los cambios hormonales por los que pasa el cuerpo afectan el nivel de los neurotransmisores (los mensajeros químicos del cerebro) y esto genera todo tipo de cambios. Desde tener sueño todo el tiempo, hasta estar más sensible, ansiosa o deprimida.

Este video te puede gustar