7 señales que indican mala circulación

El estilo de vida que hemos adoptado no nos beneficia en ciertos aspectos. De hecho, a veces afecta nuestra salud con frecuencia la circulación. Al pasar tanto tiempo de pie o sentadas, comenzamos a tener mala circulación sin darnos cuenta. Este problema afecta a más personas de las que te imaginas y se convierte en el peor enemigo con el que tendrás que lidiar después de cierta edad.

¿Cómo saber que tengo mala circulación?

shutterstock_425768464

A través de los venas se transportan más de cinco litros de sangre por todo el organismo. Además, junto a la sangre viajan nutrientes, hormonas y componentes que ayudan en tu día a día. Gracias a todos ellos es posible el buen funcionamiento de los órganos. Sin embargo, hay señales que indican cuando algo anda mal.

1. Pies hinchados

shutterstock_488110909

Los pies son los últimos en recibir los aportes de nutrientes y oxígeno. Al no llegar la sangre en la misma cantidad, el cuerpo acumula líquidos para reducir la descompensación. Esto se conoce como edema. La falta de sangre enriquecida provoca cianosis, haciendo que los pies luzcan amoratados y con hinchazón. Además los dedos mostrarán un aspecto magullado, haciendo creer que nos dimos un golpe.

2. Piel con manchas

shutterstock_251841856

Las manchas en el cutis o la piel más seca son reflejo de que la sangre no fluye de manera correcta. Uno de los principales síntomas asociados a la mala circulación son manchas rojas o moradas que aparecen en el cuerpo, principalmente en las piernas o pies.

3. Pérdida de cabello

shutterstock_216736294

La pérdida de cabello y uñas débiles pueden relacionarse con la mala alimentación o estrés excesivo. También indica que no se está recibiendo la cantidad necesaria de nutrientes, teniendo como consecuencia un cabello débil y seco. En las uñas te darás cuenta porque con un simple roce llegan a romperse.

4. Mala digestión

shutterstock_429493768

Cuando existen gases, acidez y estreñimiento, pueden ser síntomas de una mala circulación sanguínea.

5. Enfermedades frecuentes

shutterstock_389428141

Un sistema inmunitario débil o con defensas bajas está asociado a una mala circulación. Cuando el flujo sanguíneo es lento, el organismo deja de detectar y combatir los patógenos con eficacia. Además, se contraen enfermedades con más facilidad debido a que los anticuerpos son más lentos y no tiene la capacidad necesaria para protegernos.

6. Manos y pies fríos

shutterstock_487341544

Cuando la sangre fluye de manera adecuada, la temperatura corporal se mantiene en estado óptimo. En cambio, si la circulación es lenta, la temperatura se resiente y hay variaciones principalmente en las manos y pies.

7. Agotamiento frecuente

shutterstock_177516356

Al haber mala circulación te darás cuenta por el cansancio constante ya que no se aportan los nutrientes necesarios al cuerpo. A menos oxígeno y nutrientes alimentando el organismo, el cuerpo se sentirá cansado.

¡Para combatirlo, empieza a cuidarte hoy mismo!

Este video te puede gustar