7 consejos de psicólogos para cuidar la salud de tu vagina

Parte de nuestra sexualidad es mostrarle respeto a nuestros cuerpos. Esto incluye nuestros genitales y los de nuestra pareja. Si quieres cuidar la salud de tu vagina y tu misma vida sexual te recomendamos que sigas estos siete consejos que recopilamos de diferentes psicólogos del sexo.

Conoce tu punto G

Para poder encontrarlo es necesario que primero estés muy estimulada. En vez de irte directamente a estimular esta zona, procura hacerlo hacia el final del juego previo, si no, no vas a notar la diferencia. Por tu propia salud mental, mereces buenos orgasmos.

Realiza ejercicio

El ejercicio constante ensancha los vasos sanguíneos y aumenta el volumen de la sangre. Esto sensibilizará tu tejido vaginal. Independientemente de los magníficos orgasmos que tendrás, el ejercicio tiene muchos beneficios para el resto de tu cuerpo. Además una buena circulación ayudará a cuidar la salud de tu vagina.

Busca el momento apropiado

Tu libido tiene ciclos y todo se maneja a nivel químico en tu organismo. A la mitad de tu ciclo menstrual y hasta tu ovulación tu impulso sexual irá aumentando. Sin embargo, una semana antes de tu periodo ese deseo bajará. Conocer tu ciclo no solo sirve para saber si estás fértil o no. También es bueno calcular los días que tendrás más ganas pues tu libido estará por los cielos y lubricarás mejor.

Algodón o nada

Por el bien de la salud de tu vagina, usa solamente ropa interior de algodón. Si no tienes de algodón, mejor no uses nada. Tu vagina puede almacenar muchas bacterias y cultivar infecciones si no tiene la ventilación adecuada.

Practica tu respiración

La hormona que estimula el deseo sexual se le conoce como DHEA. Si practicas diversos ejercicios de respiración y relajación liberarás muchísimas tensiones  y aumentarás tus niveles de DHEA. Esforzarte por alcanzar mejores orgasmos es una gran manera de cuidar de tu salud vaginal. Además te volverás más asertiva en tu vida sexual.

El lubricante es tu aliado

Para que la penetración fluya de la manera más placentera posible es vital que tu vagina esté bien lubricada. En ocasiones la lubricación natural no es suficiente así que no dudes en comprar un lubricante. Hay muchos ingredientes diferentes y tienes que buscar el componente que más te favorezca y no te reseque. La resequedad es terrible para la salud de tu vagina.

Explora tu zona íntima

No toda tu vagina se siente igual. Además, no todos los puntos eróticos están en tu vagina. En temas de sensibilidad no hay reglas universales. Conoce lo que más te gusta a ti y prueba aquello que te dé curiosidad.

Este video te puede gustar