5 pasos para obtener resultados rápidos al bajar de peso sin gastar una fortuna

Nadie en este planeta en su sano juicio te dirá que no quiere una vida saludable. Sin embargo, es impresionante lo caro que sale comer sano. En Estados Unidos una hamburguesa puede costarte la mitad o aún menos que una ensalada. Si la vida saludable resulta tan cara, definitivamente el camino se hace más difícil. Es por eso que te ofrecemos tantos consejos y trucos, para que no desistas. El trabajo es arduo, pero vale completamente la pena. Si además quieres obtener resultados rápidos estas cinco actividades acelerarán y facilitarán tu progreso.

Lleva un diario de alimentos

En un cuaderno anotarás diariamente qué comes, qué se te antoja, si algo cambió u originó tus planes de comida, etc. Cualquier detalle, antojo, colación deberá ir registrado. Esto te ayudará a entender cómo comes, lo cual es vital para controlar tu peso a largo plazo. Puedes descubrir qué dispara tus antojos o si caes cíclicamente en una tentación. Es importante que también registres tu ingesta de líquidos y probaditas inesperadas (como la galletita de la sala de junta o las papas que te ofreció tu amiga). Sólo así sabrás exactamente qué ingieres.

Conoce tus nutrientes

Necesitas entender lo más que se pueda tu dieta y nutrición si quieres respetarla y de verdad hacer que trabaje a tu favor. Antes se acostumbraban contar calorías cuando en realidad deberías fijarte en el tipo de nutrientes y sus porciones. Aprende a leer las etiquetas de los alimentos envasados. Es vital tener nociones de las porciones por envase que te corresponden para no pasarte de azúcar o grasa. No se trata de que te obsesiones y pierdas tu vida contando lo que comes sino de aprender a ser práctica. Por ejemplo, la fruta tiene fibra que es buena, pero también azúcar así que no puedes tomar jugo, fruta y licuado pensando que por ser fruta es bueno. Tampoco tienes que satanizar nutrientes porque todos aportan un beneficio a tu organismo. Y tienes que estimar cuántas pociones contiene el envase y cuántas vas a consumir tú. La idea no es que sufras, más bien que tomes decisiones informadas.

Mide bien tus porciones

A partir de ahora toma tu tiempo para medir cuánto estás comiendo de cada cosa. Considera cuántas porciones comes normalmente de ciertos productos envasados y cuánto deberías comer. Piensa si puedes sustituir cierto alimento por algún otro más bajo en calorías y rico en fibra que te haga sentir satisfecha rápidamente. Muchas estamos mal acostumbradas a comer más de lo que necesitamos. Así que en un principio puede parecerte desalentador ver tu plato menos lleno, pero sólo así sabrás cómo es comer lo necesario y ya. Además, con el tiempo conocerás tus porciones sin necesitar taza medidora ni báscula.

Ten cuidado con los líquidos

Una de las formas más sencillas de reducir tu consumo de azúcar y calorías es fijarte en lo que tomas. En tu diario de alimentos te darás cuenta que puedes suprimir muchas calorías cambiando tus bebidas por agua simple. Además de que mantenerte hidratada tiene muchísimos beneficios, de paso te estarás ahorrando dinero diariamente; sobre todo si tomas en cuenta el alcohol. Por favor, no compres botellitas de agua por doquier, esa no es forma de ahorrar dinero. Lo mejor es buscar tu recipiente favorito y salir siempre con agua de tu casa. Esto ayuda a tu economía y al ambiente.

¡Actívate!

No me refiero a ir una hora al gimnasio todos los días. Lamentablemente esto no funciona si pasas el resto del día sentada o acostada. Comienza por caminar tanto como puedas. Después de estar sentada procura ponerte de pie, quizás hasta hacer estiramientos o sentadillas. ¡Puedes probar con hacer ejercicios al ver la tele! Lo importante es moverte un poquito durante el día además de hacer ejercicio cardiovascular. La única forma de quemar grasa es haciendo cardio, no dejes que nadie te diga lo contrario.

Este video te puede gustar