10 superalimentos que debes incluir en tu dieta

Los denominados superalimentos son productos naturales con gran valor nutricional. Es necesario incluirlos en nuestras dietas pues aportan grandes beneficios para la salud. Aquí te compartimos 10 que puedes encontrar fácilmente en el supermercado o en tiendas naturistas.

Chía

Para empezar, las semillas de chía son saludables, no contienen gluten, pero ácido omega 3, antioxidantes y fibra. Posee cinco veces más la cantidad de calcio que la leche. Además, tres veces más la cantidad de antioxidantes que los arándanos. Son altamente favorables para bajar de peso y desacelerar el proceso de envejecimiento.

Alga espirulina

El alga espirulina es 65% proteína vegetal completa altamente digerible que proporciona los ocho aminoácidos esenciales. Es rica en triptófano uno de los 10 aminoácidos esenciales que el organismo utiliza para sintetizar las proteínas que necesita. Este ayuda  al sistema nervioso, la relajación, el descanso, el sueño y contra los estados depresivos. Es también una excelente fuente de potasio, calcio, zinc, magnesio, manganeso, selenio, hierro y fósforo. Al igual que de vitaminas del complejo de vitamina B y de la vitamina E.

Bayas goji

El contenido de caroteno en las bayas goji es superior al de la zanahoria lo que le proporciona buenas propiedades antioxidantes. Contiene también ácidos grasos esenciales, como el ácido linoleico que promueve la pérdida de grasa. El goji es un complemento ideal para quienes deseen tener energía, mantenerse jóvenes, mejorar la vista, regular tanto el sueño como el apetito, cuidar los riñones y el hígado y para sentirse mejor en general.

Chocolate amargo

Es otro superalimento que contiene altas cantidades de antioxidantes y fibra que mejoran tu sistema digestivo e inmune. A pesar de sus beneficios, modera su consumo y asegúrate de que contenga un alto porcentaje de cacao y nada de azúcar.

Arándanos

Su principal beneficio es que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y mejoran el funcionamiento del sistema digestivo. Esto se debe a que contienen una sustancia llamada antocianina, que se ha comprobado que es muy efectiva para reducir la probabilidad de sufrir un ataque al corazón.

Quinoa

Si comparamos la quinoa con la mayor parte de los cereales, ésta contiene muchas más proteínas y grasas, aunque éstas últimas son en su mayoría insaturadas, destacándose la presencia de ácidos omega 6 y omega 3. Además, es rica en aminoácidos y es muy versátil, por lo que puedes comerla con lo que quieras y a cualquier hora del día.

Aceite de oliva extra virgen

Es uno de los alimentos por excelencia y muy saludable. Aparte de disminuir el colesterol malo y la tasa de infartos, en mujeres ha demostrado disminuir el desarrollo de cáncer de mama. Además, tiene propiedades antioxidantes.

Jengibre

Esta raíz o tubérculo tiene la propiedad de acelerar el metabolismo y mejorar la digestión. Es rico en vitaminas, minerales y aminoácidos y posee un gran poder antiinflamatorio. Favorece la expectoración por lo que es perfecto en época de resfriados y alergias. Además, alivia el dolor menstrual, las migrañas y el estrés.

Amaranto

El amaranto es la semilla con mayor concentración de proteínas contiene, según la variedad, entre un 13% y un 18%. Es más saludable consumir proteínas procedentes de  fuentes vegetales que animales, ya que estás últimas  vienen a menudo con grasas y  colesterol. Nos aporta mucha lisina, un aminoácido esencial que ayuda a metabolizar los ácidos grasos en energía, favorece la absorción de calcio y la producción de colágeno, lo que mejora el aspecto de tu piel y de tu melena. Es el único grano que contiene vitamina C, y también nos aporta vitamina E, hierro, magnesio, fósforo y potasio. Su riqueza en antioxidantes hace que nuestras células estén más vitales y protegidas.

Acai

Finalmente, el acai es una fruta de gran poder antioxidante: 300 veces más que la uva. Se trata de un superalimento óptimo para deportistas, pues favorece la generación de masa muscular. Cargada de aminoácidos, omegas 3, 6 y 9, también aumenta las defensas del sistema inmune. Se recomienda a personas con altos niveles de estrés o que padecen enfermedades cardiovasculares, pues dificulta la absorción de las grasas impidiendo que se conviertan en colesterol malo.

Este video te puede gustar