Tips para darle el mejor mantenimiento a tus zapatos

Los zapatos son una parte muy importante de tu outfit. Es por eso que debes cuidarlos mucho para que siempre estén impecables y tú te veas increíble. Además, sabemos que cada zapato es diferente, por lo que el cuidado no es igual para todos. Aquí te decimos la mejor manera de cuidarlos según su tipo y material. No dejes que tus zapatos se maltraten o se vean descuidados, el trato apropiado ayudará a que duren más tiempo en buenas condiciones.

Zapatos de charol

El mantenimiento a tus zapatos de charol es sencillo. Por ejemplo, al ensuciarlos puedes limpiarlos con algún producto para limpiar vidrios. Te aseguramos que las manchas van a salir sin problemas. Además, quedarán muy brillantes. Por otro lado, si los has rayado con la suela de tus propios zapatos, puedes remover las marcas negras usando un poco de vaselina. Unta un poco en un algodón y frota hasta que desaparezca la raya.

Mantenimiento a tus zapatos de gamuza

Los zapatos de gamuza son un poco más complicados de cuidar. Estos no deben mojarse, por lo que llevar botas de este material en temporada de lluvias no es buena idea. Lo ideal es que uses algún spray impermeabilizante para evitar que se manchen. Además, no hay nada mejor que llevar tus zapatos de gamuza a la tintorería para que les den una buena lavada en seco. En caso de apuro puedes usar una goma blanca para borrar. Esta debe estar limpia o mancharás tus zapatos.

El mejor mantenimiento a tus zapatos de piel

El calzado de piel suele ser en el que más inviertes, por lo que darles mantenimiento es algo casi obligado. Lo mejor para cuidar tus zapatos de piel son los aceites y abrillantadores especiales para este tipo de calzado. Aunque en un emergencia o apuro puedes usar tu crema facial para evitar que se agrieten y sacarles brillo. Funciona de maravilla.

Usa el vinagre blanco

El vinagre blanco te puede sacar de un apuro, ya que es buenísimo para quitar las ralladuras de tus botas o zapatos de piel, cuero y charol. Solo frota con un cepillo de dientes y listo.

¡Cuídalos!

Para evitar darle mantenimiento a tus zapatos muy seguido, debes cuidarlos. Lo mejor es que al guardarlos no los apiles, esto puede hacer que pierdan su forma y al usarlos se vean raros. De igual manera, debes cambiar la suela y las tapas, sobre todo de tus tacones, con frecuencia. Además, es importante que laves sus plantillas y les pongas un aromatizante para evitar malos olores.

Este video te puede gustar