Tacones altos y embarazadas: ¿buena o mala combinación?

Es un hecho que muchas mujeres aman usar tacones altos. Sabemos que los tacones le dan estilo a nuestras piernas y a la figura en general. Con su ayuda, adoptamos un aspecto super sexy que a ellos los vuelve locos. Sin embargo, parece que no son nuestros mejores aliados si queremos tener un bebé.

Usar o no tacones altos

La realidad es que si de verdad quieres un embarazo sano, no uses para nada los zapatos con altos tacones. Es más probable que pierdas el equilibrio y caigas. Si eso sucede, además de poner en riesgo tu salud, pone en peligro la vida de tu bebé. El vientre hace que el cuerpo se incline hacia el frente, por inercia. Si te caes, el primero en recibir el golpe podría ser tu bebé.

Torceduras o dolor

Usar tacones altos también te pone en riesgo de sufrir una torcedura en el tobillo. Piensa que tu cuerpo tiene más peso que de costumbre. Tus músculos se ponen más sensibles y eso los hace susceptibles a sufrir más daño. El peligro se incrementa porque aumenta la relaxina u hormona que favorece el estiramiento muscular. Usar zapatos altos te pone en riesgo de sufrir esguinces o torceduras. No olvides que durante el embarazo los pies se hinchan, por lo que debes evitar los zapatos muy angostos.

¿Qué ponerte?

Si pensabas que la mejor opción son los zapatos planos, tampoco es lo ideal. Durante el embarazo, el mejor calzado que puedes usar es el que tenga tacón de dos centímetros de altura aproximadamente. Resulta mejor si la punta es redonda y no puntiaguda. Si necesitas acudir a algún evento especial, considera usar tacones de máximo tres centímetros. Aunque no está de más que cargues un par más cómodo para cambiarte cuando te canses.

Este video te puede gustar