Cómo ser sexy sin caer en lo vulgar a tus 40 y 50

Ser sexy es solo es de las jóvenes. Mmmhhh. ¡Lo dudamos mucho! Hay muchas formas en las que una mujer puede ser sexy sin caer en lo vulgar a los 40 y 50 años de edad. Deja que tu femineidad salga a flote con los siguientes tips. Por supuesto que puedes ser sexy después de los 40 y aquí te decimos cómo y cuándo.

Viste de acuerdo a tu edad

Quizás lo más importante para ser sexy sin caer en lo vulgar es cuidar la ropa que usas. Siempre de acuerdo a tu edad, evita las minifaldas que venden en las tiendas para adolescentes. Hay prendas sexys mucho más elegantes y discretas que puedes usar. Cuida que los escotes no sean demasiado pronunciados. A tu edad, la personalidad y la forma en la que tomas la vida se notan en tu vestimenta. Busca prendas que se adapten a tu cuerpo, no ocultes tus curvas.

Aguas con el makeup

Dile no al maquillaje exagerado. Evita usar las tendencias de makeup que no te van. Para ti lo mejor es un makeup más natural que resalte tus facciones. Recuerda que menos es más y eso aplica a cualquier edad. Siempre busca colores favorecedores. De hecho, los tonos terrosos y labiales suaves pueden ser excelentes para usar de día. Finalmente, deja los colores más estridentes para la noche. Unos lindos labios rojos son una gran opción mientras mantengas tus ojos con un makeup discreto.

Cuida tu lenguaje corporal

A esta edad, muchas mujeres suelen caminar con la mirada hacia abajo, cuidan muy poco los detalles femeninos que antes tenían. Que no te pase, siempre camina de frente con la mirada hacia adelante. Cuida tu aspecto y, sobre todo, muestra esa confianza interior que tanto te caracteriza. Ser sexy tiene muy poco que ver con lo que usas o cómo te maquillas… de hecho se trata de actitud.

Perfume

Utiliza el aroma a tu favor. El rastro que deja una mujer al caminar puede ser de lo más sexy. Busca aromas que vayan con tu personalidad. Finalmente, hay tantas combinaciones para el día y la noche que siempre encontrarás alguno que se adapte a ti. Entonces, sácales el mayor provecho aplicándolos en lugares estratégicos.

Sonríe

Finalmente, no hay nada mejor en una mujer que su sonrisa. Piensa en cuantas veces al día sonríes. Te aseguro que no son muchas. De hecho, ahí radica la diferencia entre una mujer sexy y las chicas que no lo son. Sonríe un poco más; la juventud no solo se nota en tu forma de vestir, si no en la forma en la que ves la vida.

Este video te puede gustar