Reglas para vestir sexy en el trabajo sin lucir vulgar

Cuando vamos a trabajar quisiéramos usar todo lo que tenemos en el guardarropa, pues por algo lo hemos comprado, ¿no? Cabe mencionar que hay ciertas reglas para vestir sexy en el trabajo pero con moderación. No llevas lo mismo a un antro que para ir a trabajar, ¿cierto? Debemos aprender a elegir el atuendo apropiado de acuerdo a la ocasión y al lugar. Aprende qué usar para el trabajo sin traicionar tu estilo.

Impecable para ir a trabajar

Una chica de oficina necesita tacones, bueno, o flats y en algunos casos los tenis son alternativas, depende del código de vestimenta de la empresa. Los vestidos son perfectos para trabajar, opta por colores sobrios y telas gruesas. No uses vestidos amplios y cortos. El largo ideal es arriba de la rodilla o estilo midi. Por otra parte, los abrigos y gabardinas son correctos para ir a trabajar, son prendas perfectas para acompañar faldas y pantalones.

Estampados y colores

Definitivamente, las blusas de telas muy delgadas y transparentes no son opción para trabajar. La ropa interior jamás debe estar expuesta cuando se trata de trabajo. Si se ve, cámbiate de ropa. Los colores claros y los llamativos son adecuados para tu outfit. Los pantalones y faldas ajustadas son una buena opción siempre que no se marque la ropa íntima. Descarta las faldas muy cortas, así como las blusas con escotes profundos, de tirantes y las medias de red.

Prendas femeninas

Las faldas siguen vigentes, más si se trata de ir al trabajo. No las descartes, elige aquellas que queden al ras de la rodilla. Las faldas lápiz son perfectas para ir a la oficina. Elimina por completo las faltas cortas, estas te harán ver vulgar y nadie dejará de verte por lo que usas, ¡no se trata de eso! Da preferencia a las faldas lisas, pero de vez en cuando viste estampados florales, rayas o figuras asimétricas.

¿Y tú qué usas para ir a trabajar?

Este video te puede gustar