¿Por qué ninguna mujer tiene nada que ponerse? Revelamos el secreto.

¿Nunca te ha pasado? Que justo cuando vas a ir a una reunión, evento social o cita entras en  tu clóset y… tan tan TAN no tienes nada qué ponerte. Si  me dices que nunca has utilizado la frase  “No sé qué ponerme”, ¡mientes!

No, no es un virus o algo raro en al agua por lo que las mujeres alrededor del mundo repetimos esta frase cientos de veces, conoce las 7 razones por las cuales no tenemos nada que ponernos, y cómo corregirlo:

  1. Lo único que quizás pase es que haces compras impulsivas que no llegan a cubrir las necesidades de tu guardarropa básico.
    ¿A qué me refiero? “Esto está bonito”, “Se lo he visto a…”, “Oye, ¡está de rebaja!”, “Para la fiesta de…”, ¿Te suena? Si entramos en una tienda departamental y escogemos cosas al azar sin ver qué hace falta realmente en nuestro guardarropa, seguiremos teniendo ropa de impulso que al final no podemos ni combinar.
    shutterstock_305801387
  2. Las mujeres solemos vestir según  nuestro estado de ánimo, muchas veces pasa que queremos disfrazarnos de estilos diferentes a lo que somos.
    P
    or ejemplo, a ti te gustan los sacos y combinar perfectamente los colores de tus prendas, pero un día te invitan de antro y lo único que hay en tu clóset son sacos y prendas que les combinen, cuando lo que tú quieres es un vestido.
  3. A veces no nos atrevemos a intentar cosas nuevas, por lo cual cuando vamos a comprar seguimos comprando lo mismo de toda la vida, por eso no encontramos combinaciones frescas o emocionantes en nuestro guardarropa.
    shutterstock_152534378
  4. Compramos en época de rebaja. ¿cuántas veces no te ha pasado que compras algo porque está increíblemente barato? Y después de la euforia te das cuenta de que no era el color adecuado, ni siquiera es tu talla o tiene un desperfecto que lo arruina todo. Ten cuidado las compras de pánico, porque lo barato al final sale más caro si se va a quedar juntando polvo en tu clóset y nunca te lo vas a poner.
  5. Compras según los gustos de otra persona, tu mamá esta contigo en el centro comercial y a ella le encanta como se te ve la blusa rosa con flores amarillas pero tu quieres la negra de estoperoles, ¿te suena?
    O tu mejor amiga, a quien le encantan los strapless, te recomienda que uses uno porque si a ella se le ve bien seguro a ti también se te verá increíble. ¡No les hagas caso! Tu guardarropa, tu estilo, tu decisión. Si sucumbes a la tentación por llevarle la corriente a alguien, tendrás en tu guardarropa prendas que no verán la luz del día nunca: tu dinero a la basura y ahora tienes menos oportunidades de tener lo que tu quieres.
    shutterstock_226891624
  6. Compramos sólo para una ocasión. Si tu onda es estar en la oficina toda la semana y compras exclusivamente para eso, temo decirte que el día que te inviten a una cita, de fiesta, al teatro o cualquier otro evento no tendrás nada que ponerte. Prevé las cosas, es bueno que tengas opciones para todo tipo de eventos, especialmente conjuntos versátiles.
  7. No tienes idea de cuál es tu estilo ni qué es lo que te queda bien. Por lo tanto, tienes un armario lleno de prendas inservibles, en las cuales has gastado mucho dinero y nada te deja realmente convencida a la hora de buscar qué ponerte. Nada combina con nada, ni el color, ni el estampado, ni siquiera los accesorios crean algo coherente.
    shutterstock_184347440

Tranquila, son errores que todas cometemos.
Te damos estos consejos para enmendar el error.
shutterstock_244861522

  • Conoce tu estilo.
    Si no sabes qué estilo eres, consúltalo con un diseñador o asesor de imagen. Si no puedes invertir en uno en este momento, bendito Internet ¡sirve para todo!
  • Sigue una guía para saber cuáles son los básicos que debes tener en el guardarropa.
    No importa tu estilo realmente lo más importante es que llegues a la guerra con fusiles, una prenda a la vez. Recuerda que mientras más calidad tenga la prenda, más tiempo te durará.
  • Hagas lo que hagas, cree en ti misma.
    Tu personalidad es importante para dar una imagen coherente de quién eres, no te ocultes tras tus inseguridades.
    shutterstock_151214489
  • Procura hacer compras inteligentes.
    Sigue nuestra guía para ir de shopping.
  • Resiste las rebajas.
    A veces hay que decirle no a la tentación, la rebajas están diseñadas para que compres sin pensar y muchas veces, ¡acéptalo! Lo que compras no es lo más adecuado, el espacio olvidado en tu clóset me respalda. Evalúa si lo que te estás llevando te lo pondrías más de 2 veces.
    shutterstock_148735088
  • Busca los mejores colores.
    Escoge colores que te queden, muchas veces escogemos colores que al ponerlos en contraste con nuestra cara no se ven bien, y no es porque estés fea ni nada de eso: ese color simplemente no te queda. Pero hay muchísimos más que te quedarán hermosos. Ahora bien, ¿cómo saber si es tu color? En un lugar bien iluminado coloca la prenda cerca de tu rostro, Si tu piel se ve saludable, luminosa y tus mejillas se ven rosadas… Este color es tu aliado. Si te ves pálida, ojerosa o se te marcan las líneas de expresión, es hora de buscar otro color.
  • Busca prendas favorecedoras.
    No compres prendas que no le quedan a tu tipo de cuerpo, aunque estén de moda o te parezcan cómodas hay cosas que simplemente debes de dejar pasar.
    shutterstock_150683891



Este video te puede gustar