Las mejores soluciones para no acabarte el sueldo en ropa

Salir en quincena se puede volver todo un peligro, especialmente si entramos a bobear en todas nuestras tiendas favoritas. Lo malo es que  en un abrir y cerrar de ojos nuestro dinero pude desaparecer sin haber comprado gran cosa. Evita gastar todo tu sueldo en ropa. Es momento de poner los pies en la tierra o morir en el intento de costear una vida llena de excesos y gastos hormiga. Existen algunos trucos que pueden ayudarte a seguir estando a la moda sin gastar de más.

Accesorios del color de temporada


Son tus nuevos mejores amigos. Si quieres un look actualizado pero no tienes mucho presupuesto, los accesorios son una gran opción. Combina una t-shirt básica o un little black dress con un collar en el color de moda ¡y estarás lista para salir! No te quedes solo con los collares, los aretes y manicuras de colores también funcionan perfecto. 

Maquillaje


Quizá no te alcanza para el vestido que quieres, pero ¿qué opinas de un lipstick en el color  atrevido de esta temporada? Incluso un delineador puede cambiar todo tu look y hacerte ver como la chica más trendy. En los colores más brillantes te verás increíble. 

Compras inteligentes

Digamos que tienes un poco de dinero para gastar. Entonces,  busca prendas que te saquen del apuro, como un vestido liso, un saco negro, unos buenos jeans. Lo mejor que puedes comprar son prendas combinables, versátiles y duraderas. Te ahorrarán mucho dinero ya que no tendrás que comprar distintos looks para diferentes ocasiones. Aquí lo esencial es saber combinarlas de acuerdo a la ocasión.

Compra en verano lo de invierno y viceversa

Las prendas que usas en invierno son más baratas si las compras en verano. Un claro ejemplo es comprar unas botas a mitad del verano, si no me crees compruébalo. Mucha gente compra según la estación en la que está y deja de lado las prendas para la temporada que sigue, por eso son más baratas. Evita gastar todo tu sueldo en ropa con este tip.

No compres caro

Y no me refiero al precio, una prenda es cara cuando no te dura, acaba arrumbada en tu clóset o solo puedes usarla pocas veces. Por otra parte, quizá el blazer de color neutro que te llama la atención es de buena calidad pero no precisamente barato. Sin embargo, vas a usarlo muchas veces. Entonces a la larga el costo se amortiza. ¿No me crees? Busca una prenda que no salga de tu clóset, divide su costo entre el número de veces que te la has puesto en el último mes, eso te ha costado al día. Ahora compáralo con el costo de tus jeans favoritos. Otro ejemplo: ves una prenda fluorescente divina en el aparador. Es hermosa y está de moda, pero quizá no sepas cómo combinarla. No tiene sentido que la compres. Sigue estos consejos la próxima vez que vayas de shopping, y tu cartera saldrá bien librada. No te acabes tu sueldo en ropa.

¿Cómo haces tú para que te alcance tu presupuesto?

Este video te puede gustar