Fui a una fiesta y una chica iba vestida igual que yo, esto fue lo que hice…

Seguro en alguna ocasión al ir a una fiesta te has percatado de que otra de las invitadas lleva el mismo outfit que tú. ¡Una verdadera pesadilla! A mí ya me pasó, alguien iba vestida igual que yo. En primera instancia quería desaparecer, que la tierra me tragara. Sin embargo, mi amiga me ayudó a sobrellevar el momento. Ahora sé que si eso me vuelve a pasar reaccionaré de mejor manera.

Miedo, mucho miedo

Recuerdo perfecto que me invitaron a una fiesta de quince años y durante varios días pensé en qué look podría usar. No me decidía entre un vestido strapless, un little black dress o uno super sexy de encaje. Después de mucho pensar, opté por llevar el little black dress. Sabía que era una buena opción para el momento, así que me decidí por él.

Llegó el gran día

Ya que tenía elegido mi atuendo, busqué los accesorios que me acompañarían esa noche. Iba a ir con mis amigas y todas estábamos muy emocionadas. Nos fuimos juntas y llegamos a la fiesta, en donde todo, aparentemente estaba bien. El primer encuentro que tuve con la chica que iba vestida igual que yo, fue un poco extraño. Ella era una conocida de otra escuela, de la chica que nos había invitado. Cuando estuvimos cara a cara no sé quién de las dos se sintió más incómoda. Recuerdo que lo único que pude hacer fue esbozar una leve sonrisa. También recuerdo que la otra chica puso cara de pocos amigos, pero en realidad eso no me importó.

¡Otra vestida igual que yo!

Después de eso lo que quería era mantenerme lo más lejos posible de la otra chica, pero hice todo lo contrario. Traté de tomar todo por el lado amable y me dije a mí misma: “No dejaré que nada me arruine la noche, ni siquiera esta mujer”. Además, no es por nada, pero el vestido que había elegido era muy bonito. Era comprensible que alguien más tuviera tan buen gusto.

Cada quién tiene su estilo

Es un hecho que todas tenemos un estilo que nos caracteriza y a veces puede coincidir con los gustos de otras. Una fiesta no es el único lugar en el que puedes encontrarte con alguien que comparta el mismo estilo que tú. Al principio puede ser difícil enfrentar una situación así, pero lo mejor es tomarlo como broma. No olvides que además del estilo, cada una tiene una personalidad que nos hace únicas.

Así que piensa que realmente tus prendas lucirán no sólo por la buena figura que tengas, también vale, y más de lo que imaginas, tu personalidad. Eso es lo que realmente dejará encantadas a las demás personas.

Este video te puede gustar