Estos son los mejores disfraces que puedes hacerle a tu hijo

Se acerca Halloween y para muchas mamás e hijos es la mejor época del año… Para otras, no tanto. A mí me encanta disfrazarme, pero recuerdo que a mi mamá no se le daba tanto eso de la creatividad para encontrar el mejor disfraz. Cualquiera que sea tu caso y para que no te agarren las prisas, aquí te dejo varias ideas. Estos son los mejores disfraces que puedes hacerle a tu hijo para el Día de Brujas.

Chucky, un clásico que no pasa de moda

Cualquiera que sea la generación a la que pertenezcas, seguramente conoces a este muñeco diabólico. Y disfrazar a tu hijo de este personaje es muy fácil. Lo único que necesitas es un overol de mezclilla, la playerita a rayas y una peluca peliroja que se asemeje a este muñeco o bien, teñirle el pelo con un spray de fantasía rojo. Maquilla su carita con algunos “rasguños” rojos ¡y listo! Si quieres que se vea todavía más pro, dale un cuchillo de plástico.

El abuelo de UP!

Este es uno de mis favoritos; ¿así o más tierno? Y lo mejor es que es muy fácil de hacer. Sólo vístelo con pantalon beige y chaleco o suéter gris y camisa blanca. Puedes hacer el moño o conseguirlo en cualquier tienda de ropa para niños. Los tubos de PVC sirven para hacer la andadera. Usa bolas de tenis partidas a la mitad para las patas. Llena algunos globos de helio, amárralos a la andadera ¡y listo!

La loca de los gatos

Este también es uno de los favoritos por creativo, fácil y divertido. Y lo mejor: es una gran opción si quieren disfrazarse iguales tu hija y tú. Sólo necesitan una bata de baño, gatitos de peluche para pegarlo o coserlos en la bata, pantuflas y tubos en la cabeza. ¡El disfraz más divertido!

Jugador de americano y balón

Si tienes dos pequeñines probablemente lo que menos tengas sea tiempo de hacer disfraces súper complicados. ¡Así que este te va a encantar! Para el hijo mayor, un jersey de futbol americano (que puedes comprar o hacer). Si tú lo haces, sólo ponle un número grande a alguna playera ancha ¡y listo! Y al hijo más pequeñín le toca ser el balón. Toma un body café (o uno blanco y tíñelo) y márcale las líneas de balón con pintura textil o tiras de tela cocida. Incluso puedes usar tiras de masking tape. ¡Listo! Serán la sensación.

 

Este video te puede gustar