¿Es tiempo de cambiar el brasier? Identifica cuándo decirle adiós

A veces es necesario cambiar el brasier para tener confort. Mira el lado amable: es un pretexto perfecto para ir de compras y consentirte un poco. ¡Vámonos de shopping! ¿Estás lista?

Ropa desahogada

Podrá ser el brasier más cómodo del mundo, incluso el que más te gusta pero si está roto es motivo para deshacerte de esa prenda. El encaje suele ser una de las telas más comunes, más si esta va sobre las demás. Si notas que la tela está rota o desgastada, ya es necesario que deseches ese bra.

¿Lastima, pica y se ve mal?

Después de la aparición de los tops y brasieres sin varillas, las mujeres enloquecieron. La comodidad que proporcionan dichas prendas encantó a la comunidad femenina, pues se olvidaron de las marcas y ropa muy ajustada. Cabe mencionar que en ciertas ocasiones las varillas son importantes. Es preciso que cuando notes que una de las varillas se ha roto o salido del borde de la tela, tienes que despedirte de esa prenda. Las varillas suelen lastimar, hasta picar y cortar la piel, no te aferres a prendas que están más que listas para ser depositadas en la basura. Si usas ropa con esponjas y estas están hechas bolas, también es momento de decirle adiós.

¿Y si mejor lo guardo?

Después de los puntos anteriores ¿aún piensas quedártelo? Por mucho que te guste y lo sientas cómodo, no es bueno que guardes ropa que ya no necesitas o que está vieja. Solo imagina usar ese brasier y que se dé un encuentro íntimo con tu pareja… ¡Qué pena! Los agujeros y las esponjas que están a la vistan también son señales para desechar ese brasier. La talla es primordial. Es malo que uses prendas que te aprieten pues tus senos se pueden desbordar y tampoco es viable usar un brasier que te queda grande. Si el tamaño de tus senos aumenta o disminuye, es mejor que compres ropa interior nueva.

¿Cada cuánto tiempo renuevas tu ropa íntima? Cuéntanos a través de los comentarios.

Este video te puede gustar