Errores que no debes cometer al elegir tus zapatos a la hora de casarte

A la hora de casarte cometerás muchos errores y seguramente no intencionales. Es normal y todas las novias pasan por ello. Lo bueno es que hoy en día existe el internet, donde puedes encontrar la solución a muchos de tus problemas. En este caso, te quiero compartir los típicos errores que no debes cometer al elegir tus zapatos de boda. Si los evitas, todo saldrá de maravilla, ¡te lo prometo!

Elegir los zapatos antes que el vestido

Cuando tienes el vestido de novia, prácticamente tienes luz verde para elegir los otros complementos, en este caso los zapatos y accesorios. Uno de los errores más comunes es comprar los zapatos mucho antes de saber cuál será el vestido de tus sueños. Tienes que saber el largo de tu vestido para elegir el tacón ideal. Además, precisas conocer el tono de blanco o crema que combinará  con el dorado, plateado o blanco de tus zapatos.

Que no sean del mismo tono de blanco que el vestido

No hay que olvidar que existen diferentes tipos de blanco para un vestido de novia y los zapatos pueden crear un mal contraste si no son de un tono semejante. Una vez que tengas el vestido de novia, toma una foto del vestido o pide una muestra de tela para que a la hora de comprar los zapatos no te confundas.

Si no va de acuerdo a la ocasión

Me refiero a si es una boda de día o de noche, en la playa, jardín o salón de fiestas. Cuando usas un tacón muy alto o delgado en una boda de jardín, el tacón tiende a enterrarse en el pasto. Puede pasar lo mismo si el suelo del salón es muy resbaladizo, ¿me explico?

Usar tacones muy altos que jamás habías usado

No es el mejor momento de experimentar con la altura de tus zapatos cuando se trata de tu boda. Si no estás acostumbrada a llevar tacones, entonces no deberías usar un tacón demasiado alto. Lo mejor es optar por un tacón bajo o medio que puedas soportar durante toda el evento. Recuerda que estarás de pie en la ceremonia, bailando en la fiesta y recibiendo a los invitados en la entrada. Y sí, estarás de pie mucho tiempo, así que piénsalo bien.

Elegir los más costosos

Todavía queda mucho que pagar para el día de la boda. No cometas el error de gastar mucho dinero en los zapatos y en el vestido. A la hora de casarte, lo que más conviene es pagar el salón del evento, el menú, el vestido de novia, el peinado, el maquillaje… Lo demás son gastos un poco menos costosos pero necesarios.

No haberlos usado antes

Tienes que usar los zapatos de tu boda uno o dos días antes del gran día. Es como un par de zapatos nuevos, al principio te aprietan un poco pero con el uso te quedan perfectos. No tienes que salir de tu casa para usarlos. Puedes subir y bajar las escaleras con ellos, caminar en la sala, etc.

Este video te puede gustar