Errores que cometemos al usar blusas holgadas

Las blusas holgadas están muy de moda este año. ¡Y cómo no amarlas si son frescas, cómodas y femeninas! Además, son muy versátiles a la hora de combinarlas con otras prendas y armar un nuevo look. Sin embargo, hay veces en que cometemos estos errores y no nos damos cuenta de ello. Errores que pueden costar la armonía del look o hacer que desluzca nuestra figura. Es por ello que te quiero contar cuáles son y algunos consejos de cómo solucionarlos.

Usarlas con otra prenda holgada

¡No, no y no! Es un terrible error que muchas cometemos con las blusas holgadas: combinarlas con una falda o un pantalón holgado. Debe haber un equilibrio con ambas prendas para crear un look armonioso. Si la blusa es holgada te recomiendo que elijas una falda lápiz, pantalón o leggings pegados al cuerpo. Así no lucirás tan desarreglada y al mismo tiempo te sentirás muy cómoda.

Que sean demasiado largas tipo vestido

Hay algunas blusas holgadas que parecen vestidos pero normalmente tienden a llegar un poco antes de la rodilla y se ven muy cortos. Por otra parte, algunas blusas holgadas son tan largas, que al combinarlas con leggings o un pantalón no se ve tan favorable. Lo ideal es que las blusas holgadas lleguen a la cadera o un poco más arriba de esta, para no hacer esta combinación de un “vestido” con leggins, medias o jeans que ya está pasada de moda.

Usar una talla incorrecta

El propósito de las blusas holgadas no es ocultar toda tu figura. Al contrario, si la combinas correctamente puedes lucir muy sexy con esta prenda. Sin embargo, cuando usas una talla más grande para sentirte más cómoda, cometes el error de esconder tu silueta y luces sin forma. De por sí esta prenda es cómoda y fresca al ser de tu talla ¿para qué elegir una talla que no va contigo?

Este video te puede gustar