Cómo encontré mi estilo, ¡y vaya que probé muchos!

No siempre siempre me sentí tan apasionada por el mundo del estilo y la moda. No obstante, cuando comprendí que verse bien es parte de ser una persona integral, comencé a preocuparme por ello. En este sentido no tenía un estilo definido, pues me llamaban la atención distintas prendas y accesorios de los siete estilos. Por tanto, no tenía definido qué me gustaba en realidad. Sin embargo, eso es cosa del pasado, ¿qué cómo encontré mi estilo? Fue sencillo sólo tuve que…

Siempre tuve algunas fuentes de inspiración

Cuando era adolescente, utilizaba las prendas que más me llamaban la atención. Según recuerdo, me encantaba utilizar pantalones skinny, playeras llamativas o muy sencillas y tenis. Esto lo hacía porque siempre me encontraba en la escuela o en alguna actividad con mis amigos, por lo que prefería estar muy cómoda. Los colores que no podían faltar en mi armario eran el negro, rojo, gris y verde oscuro. No obstante, cuando necesitaba ir a un evento formal o a alguna fiesta, seguía los consejos de mi madre. Ella siempre ha sido muy cuidadosa con su arreglo personal y el cuidado de la piel. Estos fueron los mejores consejos que me ha dado.

  • La sencillez es elegancia. Es decir, nada de brillitos, muchas aplicaciones o colores extravagantes en exceso.
  • Jamás utilices una prenda que no sea de tu talla.
  • Entre menos maquillaje uses, mejor te verás.

¡Basta de utilizar lo mismo que las demás!

No sólo me quedé con los consejos de mi mamá, también busqué algunos tips en internet. Precisamente en YouTube existen muchos blogs de moda y makeup. El problema es que no muchos son buenos o sus consejos no te ayudan en nada. Por eso mejor busqué los que hablaban de estilo de vida en general. Es decir, no sólo hablaban de moda y maquillaje, además abordaban salud, belleza y cuidados de la piel. Aprendí mucho de tres blogueras, lo malo es que por un tiempo quise copiar su estilo. Así mismo, me fijaba mucho en qué utilizaban mis amigas aunque a mí no me gustara del todo. Este fue un gran error porque me veía bien, pero no me sentía bien.

Reconocí cuáles son mis zapatos indispensables

El siguiente paso fue encontrar mis prendas indispensables. Lo primero fueron los zapatos porque afortunadamente esos nunca los cambié por nada.  En este sentido yo prefiero la comodidad antes que nada en el mundo. Por ello mi armario está lleno de tenis con aplicaciones, botas y botines. Para lo eventos formales tengo un par de stilettos, pero mis preferidas son las sandalias. También tengo flats, pero, si soy honesta, viven más en el clóset.

Definí mi makeup ideal y los accesorios

Finalmente, me concentré en el makeup. Nunca me ha gustado aplicarme capas de base y sombras. Me siento más cómoda al cubrir las ojeras, un poco de delineador y rímel. No obstante, en el tema de los labiales, me encantan los tonos metálicos o los mate muy oscuros, pero sólo los uso en ocasiones especiales. Tenía más oportunidad de alocarme un poco con los accesorios. Por eso casi siempre utilizo aretes grandes y llamativos, obviamente con el cabello recogido para equilibrar el look.

¿Cuál estilo te llama más la atención?

Este video te puede gustar