Cosas que nunca hay que hacer con las botas de lluvia

Julio, agosto y una parte de septiembre son los meses más lluviosos de todos. Es por ello que no pueden faltar las botas de lluvia en esta temporada. Literal, usarás tus botas casi todos los días y créeme, te salvarán de mojarte los pies y arruinar tus zapatos favoritos. Al ser parte de tu outfit, es importante que sepas cómo llevarlas adecuadamente. Por eso, hoy quiero compartirte las cosas que nunca hay que hacer con ellas. Así les sacarás el máximo provecho y lucirás super coqueta bajo la lluvia.

Que las botas de lluvia sean las protagonistas de tu outfit

Sí, aunque sean muy lindas, es mejor que no resalten sobre el resto de tus prendas, así que combínalas con la textura o los colores. Por ejemplo, si usas unas botas de lluvia de color rojo, un buen complemento sería un abrigo o accesorios en este mismo tono, ¿me explico?

Usarlas cuando no hay lluvia

Nuevamente, no es como que las botas de lluvia sean un calzado de todos los días el resto del año. Yo sé que a veces el clima es engañoso, pero si el pronóstico dice que no va a llover, ¡no las uses! Recuerda que son de hule, un material que puede hacer sudar a tus pies si no hay ni una gota de lluvia o humedad.

Usar tu pantalón por fuera de las botas

Cualquier charco profundo o salpicadura puede manchar tus pantalones, lo cual sería una lástima. Además, las botas de lluvia son demasiado gruesas, por lo que no favorecerían en nada a tu figura. Los pantalones ideales para usar con botas son los skinny jeans. Estos crean el equilibrio perfecto entre lo ancho y lo delgado.

Ahora que ya sabes lo que no debes hacer con tus botas de lluvia, ¡lúcelas al máximo!

Este video te puede gustar