Consejos buenísimos que debes aplicar cuando vayas de compras

Nos han pagado o hemos ahorrado lo suficiente, lo primero que queremos hacer es… ¡ir de compras! Sin embargo, te aseguro que sales de la escuela o del trabajo sin ningún plan, ni presupuesto en mente o sin ninguna idea de lo que quieres comprar. Esto suele pasarnos a la mayoría de las mujeres. Además, es difícil resistirse a una prenda cuando la vemos en el maniquí de las boutiques. Aunque esto parece un buen hábito al ir de compras, en realidad es lo contrario. Al llegar a casa nos damos cuenta de las pocas ocasiones que usaremos ese vestido o de cuanto tiempo se quedarán esos tacones hermosos en nuestro guardarropa. Bueno, que esto ya no te suceda, te comparto unos consejos buenísimos para cuando vayas de compras.

Elige prendas básicas

No vale la pena comprar una prenda muy cara de temporada sabiendo que la usarás durante un corto plazo. Las mejores opciones siempre serán las prendas básicas de diferentes modelos, colores y texturas. Verás que cuando no sepas qué ponerte, tendrás una gran variedad de básicos para combinar a la perfección.

Fija un presupuesto

Es normal que cuando ves mucho dinero en tu tarjeta o billetera, te descontroles cuando vayas de compras. Bueno, esto es un terrible error, pues ¿cuántas veces te has quedado con poco dinero para comer o pagar tus deudas? Ponte un límite y ten mucha fuerza de voluntad para respetarlo. Además, así tendrás más dinero para comprar más ropa el siguiente mes.

Busca prendas cómodas

¡La comodidad ante todo! Un consejo que siempre debes aplicar al elegir tus nuevas prendas. Opta por zapatos cómodos que puedas usar casi todos los días. También elige blusas, leggings, faldas o pantalones que además de coquetos, no te aprieten demasiado.

Piensa con qué otras prendas puede combinar

Me ha pasado tantas veces… Compro una prenda hermosa y al llegar a casa me doy cuenta de que no combina con nada: ni con  pantalones, faldas; ni siquiera con los zapatos. Por eso ahora aplico este consejo cuando me estoy probando una nueva prenda: me veo al espejo y visualizo con qué otra prenda de mi guardarropa puede quedar bien. Hazlo, así no pasarás por tantos errores como yo.

Nunca vayas a las carreras

Mientras más tiempo tengas, podrás probarte las prendas con toda la calma del mundo. Planea un día de tu semana para dedicarte solo a las compras; créeme será mucho más fácil.

¡Aguas con las rebajas!

Vemos rebajas y nos volvemos locas, pero ¿lees bien la etiqueta? Yo me he dado cuenta de que al hacer el cálculo final solo le descuentan diez pesos a la prenda, o sea: ¡es nada! En ocasiones las rebajas nos engañan, ni siquiera están descontando la mitad del precio. Así que lee bien la etiqueta y haz mejor las cuentas cada vez que vayas de compras.

Este video te puede gustar