Comprar pantalones es todo un reto para las chicas piernudas

Nosotras, las chicas piernudas, tenemos algunos problemas con nuestro cuerpo todos los días. No me refiero a que lo odiemos o algo por el estilo. Digo, las chicas delgadas, con busto grande o pequeño o con cintura ancha también tienen problemas. En este caso, te voy a contar los típicos problemas que nos suceden a la hora de comprar pantalones a las chicas piernudas.

Los pantalones perfectos no existen

Un típico problema de las chicas piernudas es encontrar el pantalón ideal. Nuestras piernas son tan grandes, que debemos decidir si realmente vale la pena que la prenda apriete de la cintura o de las piernas. Prácticamente nos dejan sin opciones. Además, hoy en día los pantalones están hechos para cuerpos delgados y pequeños. De hecho, los pantalones de hombre son hasta más cómodos; sin embargo, no aportan el mismo estilo que un pantalón de mujer.

Aguas con romperlos en el probador

¡Es la pesadilla de muchas! Al parecer, la calidad de la tela no es tan buena como la pintan, pues es normal que se nos rompan los pantalones en la zona de los muslos. Un problema que no tienen las chicas con piernas más delgadas o menos voluminosas. Así que si quieres probarte un pantalón en la tienda, es mejor pensarlo dos veces si no quieres pagar por una prenda tan “corriente”.

Los pantalones de cuero no son la mejor opción

Si de por sí somos tan piernudas que nos rozamos al caminar, ¡imagínate con un pantalón de cuero! (¡No, por favor!) No es la mejor textura que digamos. Son lindos, pero la comodidad es lo primero que cuenta, ¿no es así?

Tardas muchísimo en el probador

No sabes si la prenda te quedará grande, floja o demasiado ajustada. En lo que más te tardas es en quitarte los pantalones. Tus piernas son tan grandes, que vuelven el trabajo más complicado. Lo entiendo, pero ¿qué se puede hacer?

Este video te puede gustar