Cómo evitar que tus prendas favoritas pierdan su tono original

Una de las peores perdiciones de nosotras es la ropa. Nos encanta todo lo que vemos en los aparadores y somos muy felices cuando adquirimos una nueva prenda. Lo malo es que a veces esa prenda favorita pierde su tono original. Las razones por las que eso sucede son varias. Para que tu ropa favorita siga igual que el día que la compraste es importante que consideres algunas cosas. Toma nota.

No laves tan seguido

Para que la ropa no pierda el color original no la laves tan seguido. Cuando notes que la ropa no está sucia y no huele feo, puedes colgarla y usarla otra vez. Así evitas que esté el lavado la deteriore. Recuerda que el agua en exceso puede ser mala, tanto para tu piel como para tu ropa. Además, al lavarla procura usar agua fría, pues ayuda a que la ropa mantenga su color.

Separa colores

Si quieres que tu ropa tenga el tono original, no mezcles colores. Separa las prendas blancas, las negras, las rojas, las claras… Luego, lava por separado la ropa de cada color. Mezclar colores al lavar puede hacer que algunas prendas manchen a otras y se dañen. También considera voltear las prendas a la hora de lavarlas, así no se frotará una prenda contra otra y no perderá su color.

Ciclo de lavado y detergente

Hay prendas más delicadas que otras, así que debes lavarlas a mano o en ciclos delicados. Considera elegir el mejor detergente de acuerdo a lo que buscas. Para la ropa delicada hay un jabón especial, así como para la ropa negra. El detergente líquido es mejor, pues no dejará rastros de polvo en tu ropa. Al tender la ropa, procura que sea en la sombra, para que el sol no altere el tono original.

Este video te puede gustar