Cómo comprar de manera inteligente los zapatos de tus hijos

Cuando nos convertimos en mamás, lo único en que pensamos es en los planes que tenemos con ese hermoso bebé. Planeamos su nombre, qué ropa va a usar. Incluso pensamos en todo lo que necesitamos enseñarles para su buen desarrollo. Lo malo es que nos olvidamos de un aspecto muy importante. ¿Alguna vez te has preguntado cómo deberías comprar los zapatos de tus hijos? Es vital que conozcas algunos aspectos, para que cuando hagas compras, sean inteligentes. Eso quiere decir que sabiendo qué y cuándo comprarlo, no gastarías dinero a lo loco.

Cuando nace

Cuando ves a tus bebés tan pequeñitos, quieres tenerlos en tus brazos todo el tiempo. En mi experiencia, puedo decirte que al menos durante los primeros nueve meses no necesitan zapatos. Ahorrarás más de lo que imaginas. Además, toma en cuenta que los mamelucos cubren sus piernas. Si estarán metidos en el corral, en tus brazos o durmiendo, no necesitan zapatos. Puedes comprarle un par de zapatitos de estambre para protegerlos un poco más. No te emociones comprando mucho, pues los bebés crecen muy rápido y dejan pronto la ropa.

Primeros pasos

Una vez que tu bebé comienza a dar sus primeros pasos, entonces sí ya puedes comprarle zapatos de suela blanda. Evita comprar zapatos con suela pesada porque en vez de hacerle un bien a tu pequeño, lo perjudicarás. En esta etapa tampoco compres de más. Con que tu pequeño tenga uno o dos pares es suficiente. Al momento de comprarlos asegúrate de que no le queden justos, pero tampoco muy grandes.

A partir del año y medio

Ya que tu pequeño ha logrado estabilizarse es momento de comprarle zapatos más prácticos y cómodos. Aunque sigas creyendo que es un hermoso bebé, ya no es así. Ha descubierto todo lo que puede hacer moviendo sus piernitas y sin duda, te traerá de aquí para allá. En esta etapa es recomendable que le compres zapatos cómodos y de preferencia sin agujeta. Opta por los que tienen cintas adheribles con velcro. Así tu niño empezará a inspeccionar su calzado y buscará la forma de ponerse y quitarse los zapatos.

Elige bien los zapatos de tus hijos

Los zapatos de tus hijos deben estar siempre limpios para evitar problemas como pie de atleta. Aunque son niños, si no tienen la higiene adecuada pueden poner en riesgo su salud. Una vez que han crecido más, puedes comprar zapatos de moda. En el caso de los niños, asegúrate de que tengan suelas antiderrapantes para no correr riesgo en la escuela. De preferencia deben tener plantilla cómoda para que sus pies no se cansen de tanto andar. Con las niñas sigue las mismas reglas. Evita ponerles zapatos de plataforma, pues su cuerpo sigue en desarrollo y podrían tener lesiones por estar usando plataformas. También procura no comprarle zapatos tan angostos, pues hay casos en los que los pies sufren deformaciones.

Si notas que tu hijo tiene pie plano o no sabes si lo tiene o no, acude con el ortopedista. Hay niños que requieren zapatos especiales para corregir la postura o el problema de pie plano. No olvides que darles la atención necesaria les ayudará en muchos aspectos.

Este video te puede gustar