Botas de invierno: ¿cuáles sí y cuáles no?

Llegó el invierno… Y con este, el momento de sacar nuestras amadas botas del clóset. La pregunta es: ¿cuáles sí y cuáles no? Hay tantos modelos y formas de combinarlas que podemos vernos medio perdidas en el proceso. Así que para que esto no te ocurra, aquí te digo todo sobre cómo elegir las botas de invierno y la forma más atinada de combinarlas para verte increíble en todo momento.

Botines y falda, ¡oh sí!

Si no te encantan las botas enormes o altas, los botines son la solución perfecta. Claro que puedes combinarlos con pantalón, pero en invierno son la alternativa perfecta a unos tacones normales, pues te cubren más del frío ¡y se ven increíbles con falda o vestido! Combínalos a tu gusto. Llévalos con una falda recta, en A o vestido completo con unas medias cute a juego y entonces sí: ¡Hola, estilo; adiós, frío invierno!

Botas a la rodilla

Para lucir botas a la rodilla hay una regla muy simple: entre más altas las botas, más corta debe ser la prenda inferior, sea vestido, falda o short. Estas botas son increíbles para estilizar la figura y lucir super chic, pero hay que hacerlo correctamente. De no hacerlo así, en vez de acierto pueden ser un terrible error de moda. Por tanto, no dudes en usarlas con un buen outfit de invierno que incluya suéter o un top con cuello de tortuga, pero sin dejar de lado la regla de oro.

Las botas calientitas

Ok, hemos llegado al punto de mayor discusión en cuanto a botas de invierno se trata. Por un lado, estás las que aman las botas con forro de peluche o borrego anchas y gruesas por ser muy calientitas. Y hay quienes en verdad las odian porque se ven feas o  desaliñadas. Así que lleguemos a un punto medio, tienen la gran ventaja de mantenerte super calientita. Y ok, no vas a usarlas para una noche de fiesta, pero sí puedes lucirlas en un día casual mientras vas por un café o a hacer tareas cotidianas. Definitivamente, la clave está en cómo las combines para lograr un outfit coqueto que te mantenga calientita.

Este video te puede gustar