Zihuatanejo, un oasis para enamorados

Desde el aire puedo ver Zihuatanejo rodeado de infinitas montañas verde esmeralda que enmarcan un mar de color azul profundo. Su oleaje baña una larga playa de arena dorada. Estoy aquí para para disfrutar un fin de semana en pareja. Este pueblo con mar es famoso por su ambiente bohemio y su renovada oleada gastronómica basada en productos veganos y cocina del mar. Es perfecto para disfrutar un fin de semana con mi pareja.

Un pueblo con mar

En Zihuatanejo, Guerrero, la vida transcurre lenta, entre el vaivén de las olas y las caminatas al aire libre. Zihua es un pueblo bohemio para amantes de la cultura, el mezcal y la vida a la orilla del mar. Pero también ofrece mucha aventura y rincones llenos de magia para enamorados. Entre calles de adoquín y casas con tejados rojos, se extiende la calle principal conocida como Paseo del pescador, que está rodeado de pequeños bares y restaurantes emblemáticos. Muy cerca está el mercado de artesanías, que resalta por su colorido y por el arte local que ofrece.

Dónde comer

Angustina es un restaurante-mezcalería que ofrece una propuesta novedosa a base de platillos elaborados con ingredientes locales y frescos, que van desde pescados y mariscos hasta frutas de la región y mucho coco. También ofrece un amplio menú de mezcales de Guerrero y cocteles frescos elaborados con jamaica, albahaca, mango, fresa,  tamarindo y hierbas aromáticas. Es una visita obligada cuando se llega a Zihuatanejo. Además el ambiente es relajado y vale la pena pasar una tarde en este lugar.

Otra opción culinaria y muy fresca está en el restaurante Mito,  un oasis para amantes de lo natural. El chef Paco Isordia es el encargado de diseñar un menú vegano a base de coco. Entre sus platillos más famosos están las tiritas de coco,  la sopa de chile poblano con elote y los tacos de coco al pastor.

 Aventura para dos

El muelle de Zihuatanejo es una postal digna de una película, un cielo azul donde vuelan decenas de pelícanos. Desde aquí tomamos una pequeña embarcación para ir hacia playa Las Gatas,  donde pasaremos el día haciendo esnórquel y disfrutando las delicias culinarias del restaurante Chez Arnoldo’s. Playa Las Gatas es famosa por sus atardeceres dorados y su arena tan suave como el talco. Sus cristalinas aguas nos obsequian una experiencia muy interesante y relajada. Y como buena amante de la aventura salimos a las rocallosas a observar la vida marina en un tour de buceo y esnórquel.

Arte y gastronomía bajo la luna

Por la noche decidimos ir a cenar a Loot, ubicada en Ixtapa, a 20 minutos de Zihuatanejo. Se trata de una galería de arte, boutique, tienda de surf y restaurante que ofrece una novedosa propuesta para amantes del arte, la cultura y la gastronomía. Este oasis culinario cuenta con una terraza llamada Rooftop, que regala una hermosa vista de Ixtapa. Este lugar también ofrece una inigualable experiencia gastronómica elaborado con ingredientes locales y técnicas de la cocina francesa clásica y mexicana contemporánea.

Dónde dormir

El hotel Viceroy es uno de los más exclusivos de Zihuatanejo. Tiene 46 lujosas suites decoradas con toques mexicanos. Elegimos una exclusiva villa con vista al mar. Tiene una pequeña piscina en la terraza perfecta para vivir una noche romántica a la luz de la luna. Este oasis cautiva los sentidos, si buscas romance, gastronomía exquisita y bellezas naturales, éste es el lugar indicado.

Este video te puede gustar